AUTÉNTICO CRISTIANO

Hace ya algún tiempo, me leía mi esposa una “historia”, que había encontrado en la red. El hecho involucraba a Alejandro Magno y se usaba esta historia como preámbulo a un mensaje del que tomo la idea y la llevo a ustedes.

“Era, por aquellos duros días de batallas y conquistas, que por presenciar una conversación entre dos de sus oficiales, se entera que uno de sus soldados había demostrado cobardía al evitar la lucha cuerpo a cuerpo.

Alejandro Magno llamó a su oficial e hizo que trajera ante su presencia al cobarde. Sabiendo éste, que su máximo líder, el Emperador, estaba enterado de lo sucedido, se presentó avergonzado, atemorizado y abrumado por haberse dejado dominar por el miedo, en medio del fragor de la batalla.

Y el gran Emperador, abrió la boca para preguntar “Dime, ¿Cómo te llamas?” y en medio de su vergüenza balbuceó “Alejandro, su majestad”

A lo que rápidamente respondió Alejandro Magno “pués mira, acá tienes un serio problema y sólo tiene dos salidas, o cambias de actitud… o te cambias el nombre”

Algo así sucede con los que nos llamamos cristianos y luego actuamos pisoteando con nuestra actitud todo lo que predicamos; lo que nos dejó como enseñanza nuestro Maestro Jesús y que transmitimos, cuando lo hacemos, hasta con orgullo y con la superioridad de sabernos conocedores de la verdad (?).

O dejamos de decir que somos cristianos, porque más es el daño que el bien que hacemos al decirlo, o… cambiamos de actitud y actuamos como auténticos cristianos, llevando la enseñanza no tan sólo con la lengua, sino que también con nuestro ejemplo.

No hay forma de separar el decir y el hacer. Recuerda que cuando tomas actitudes indebidas, los que te conocen y que probablemente han recibido la palabra de tí, comentarán: “y dice ser cristiano…”. Lo peor es, no lo que hablan de tí, sino que juzgan al resto de los cristianos y los meten a todos en la misma olla.

No es fácil, es verdad, pero nuestro Maestro nos enseñó que ser su discípulo es bien difícil, y si no, a ver este párrafo de su enseñanza de Mat 5:43-47:

Oísteis que fué dicho: Amarás á tu prójimo, y aborrecerás á tu enemigo.
Mas yo os digo: Amad á vuestros enemigos, bendecid á los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;
Para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos: que hace que su sol salga sobre malos y buenos, y llueve sobre justos e injustos.
Porque si amareis á los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿no hacen también lo mismo los publicanos?
Y si abrazareis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿no hacen también así los Gentiles?

No se espera de nosotros medias tintas, y si no recuerda lo dicho: “tibio te vomito…”. O somos, o no somos. Aquello de ser cristianos de domingo no sirve. De lunes a sábado en franca y llana camaradería con el demonio, bebiendo, incluso hasta consumiendo drogas, usando del diccionario todo vocabulario que no se puede repetir sino usando símbolos (#@ç%&+*) o pitos, siendo totalmente mundanos, lascivos, promiscuos, en fin, practicando el abecedario del pecado, como para asegurarnos de no saltarnos uno. Parece que en verdad fuéramos discípulos de aquel monje ruso, apóstata (y loco) Rasputín, que enseñaba que hay que pecar, y mucho, porque entre más pecamos, más nos ama Dios para perdonarnos. ¡Qué disparate!

Y llegado el domingo, bueno, vamos al culto de nuestra iglesia, nos arrepentimos de lo hecho en los seis días anteriores, cantamos llenos de emoción, y al salir, listos para una nueva semana de disfrute carnal?. ¡Qué locura! Solo el demonio consigue una actitud como ésta. No nos engañemos, no es lo correcto, puede que muchos tengan esta actitud, incluso pueden ser la mayoría!!, eso no significa que esté bien, no es por votación, hay unos lineamientos, una enseñanza bien clara y definida de lo que debemos ser y hacer. Hay que pasar por el tamiz de la Palabra todo, y sólo así estaremos seguros de lo que hacemos o decimos.

No vamos a seguir tampoco las enseñanzas de ningún humano si no se apegan a la Palabra, o peor, si van en contra de la misma. Nadie, escuchen bien, nadie puede enseñar algo distinto a las escrituras, ya lo dijo Pablo, descalificándose él mismo si lo hacía. Gál 1:8  Mas aun si nosotros ó un ángel del cielo os anunciare otro evangelio del que os hemos anunciado, sea anatema.

Por amor a Jesús, sé un auténtico cristiano. Por amor a su obra, su Iglesia, de la cual formas parte, sé un auténtico cristiano, por amor a ti y a mí, por tu salud espiritual, sé un Cristiano, así con mayúscula, que respeta y defiende la palabra, que respeta y defiende su fe, que antepone a su Maestro y a Dios a todo. Que no enseña tan sólo con la boca, sino que asume esa enseñanza como su modo de vida. No vamos a ser perfectos, pero que esto no nos detenga para intentarlo.

No puede haber nada, pero nada más importante que Dios. Por Él fuimos, somos y seremos. Aleluya, la Gloria sea Contigo, mi único Dios.

PREDICAD

Anuncios

Publicado el 9 noviembre, 2011 en Predicad y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: