DIOS NO ES INDIFERENTE CON TU CASO

Aunque todos los planes en tu contra avancen sin tropiezo…

Aunque nada detenga a los que se oponen contra ti, Dios estará obrando a tu favor sin que te percates.

Todo te lo ira propiciando de manera muy sincronizada…

Es más, ya lo está haciendo…

¡Dios trabaja en silencio!

Además, aquellas personas que alguna vez pretendieron hundirte o ya te hundieron, se verán obligadas a reconocer su error al enfrentar las consecuencias de sus malas intenciones o acciones para contigo…

Lo que te pensaban hacer o lo que te hicieron, se les revertirá aun con mayor intensidad…

La verdad es que a Dios nada pasa por alto…

Será en el momento justo e inesperado, cuando Dios te levante de manera inusual de la condición en la que te encuentras ahora.

Tampoco te angusties aunque los demás hayan interpretado mal tus actitudes y eso les lleve a proceder en tu contra…

Dios sabe perfectamente que no lo hiciste con malas intenciones. Por eso,  él saldrá a tu defensa y dejará en claro todos los malos entendidos que se suscitaron…

Despreocúpate de ello que él tiene los medios y los métodos para hacerlo…

No pretendas tomar la justicia en tus manos o resolver lo que no tiene evidencias favorables, deja que sea Dios quien se encargue de tu caso…

Dios tiene su tiempo para aclararlo todo, aunque parezca estar indiferente a tu situación…

A ti lo que te corresponde en estos momentos es permanecer fiel los lineamientos de nuestro Señor, haciendo la parte que te corresponde…

Deja que sea él quien te resuelva lo que tú no puedes resolver…

Clama a Dios así:

Oh Dios, sálvame por tu nombre, y con tu poder defiéndeme.

Oh Dios, oye mi oración; escucha las razones de mi boca.

Porque extraños se han levantado contra mí, y hombres violentos buscan mi vida; No han puesto a Dios delante de sí.

Salmo 54:1-3

Y además, declara con toda convicción las siguientes palabras:

He aquí, Dios es el que me ayuda;

El Señor está con los que sostienen mi vida.

Salmo 54:4

José Alfredo Lievano

Publicado el 16 noviembre, 2011 en José Alfredo Liévano y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: