CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ

CARTA PARA UNA MADRE QUE HA PERDIDO A SU BEBÉ
Sé que no existen las palabras suficientes para consolar ante una pérdida tan grande, pero con mucho respeto y amor dedico esta carta a una madre que perdió a su bebé de dos días de nacida. Espero que de alguna manera reciba consuelo y que a través de ella encuentre fortaleza.
Querida Mamá:

Sé que el momento que ahora estás viviendo no es el mejor. Que el dolor que sientes en tu corazón es difícil de calmar y que las ilusiones y los planes que habías construido para mí, ya no existen.

Mientras estuve en tu vientre sentí todo ese amor que tenías para mí. Sé que nuevos sentimientos, sensaciones y emociones experimentaste porque yo crecía dentro de ti. ¡Es tan maravilloso el vínculo que pueden tener las madres con sus hijos!

Sé también que todo estaba preparado para mi llegada, que rebosabas de alegría y esperanza. Pero a pesar de que nací, fue breve mi momento aquí en la tierra. Dios quiso que volviera al cielo y que tú desarrollaras una fortaleza más grande de la que crees tener. Porque tú eres tan especial y debes seguir viviendo tu vida.

Esto es solo una prueba difícil que te tocó atravesar, un desierto del cual en algún momento verás brotar el agua y una flor. Si tú eres fiel a papito Dios un día me verás y te reencontrarás conmigo en el cielo para juntos disfrutar de una vida eterna.

Yo quiero que seas feliz, que muestres al mundo esa hermosa sonrisa que tienes y que yo conocí. Recuérdame como algo lindo que tuviste por un tiempo breve pero hermoso, porque de alguna manera mi corazón sigue latiendo en ti. Y si yo sigo latiendo en ti es como estar vivo porque durante esos meses que estuve en tu vientre, tu desarrollaste mejores cosas en tu interior porque yo estaba allí y mi corazón lo sintió.

Verás que en todo este trayecto, Dios irá caminando junto a ti, tomándote la mano porque él te ama demasiado. Mamita, recuerda que llorar está permitido, pero rendirse, ¡JAMÁS! Sé que siempre me recordarás.

Es hora de marcharme, debo despedirme. Papito Dios dejó que yo dictara esta carta porque él es milagroso y está utilizando a una persona para transmitirte este mensaje. Te dejo muchos besos, cuídate mucho y recuerda que nos volveremos a ver algún día en el cielo celebrando las Bodas del Cordero.

De Tu bebé que te ama

Autora: Brendaliz Avilés

Anuncios

Publicado el 26 enero, 2012 en Brendaliz Avilés y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: