¿Para qué sirven los amigos?

Juan 15:13 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

Hace unas semanas fui invitado a un Congreso de Hombres a dar un tema, y Dios puso en mi corazón el hablar acerca de los amigos, Dios me habló directamente de la importancia de tener al menos un buen amigo en la vida y la importancia que tenemos a su vez de ser amigos de otros, y hoy le quiero compartir un poco de esto.

En lo personal, me considero una persona afortunada, soy de las personas que pueden decir que tienen muchos amigos y no solo amigos a secas, sino buenos amigos, amigos cercanos, amigos que estarán ahí toda la vida y siempre serán parte de los sucesos importantes de mi vida y siempre seré parte importante de los suyos.

De tal modo, que al entender que Dios pretendía que hablara sobre la amistad, me sentí de cierto modo cómodo, ya que es un tema sumamente bíblico, hay cientos, si no es que miles de ilustraciones al respecto en la Biblia y Dios habla de ello todo el tiempo, solo era cuestión de encontrar algunos buenos ejemplos y plasmarlos en una charla, pero cual fue mi sorpresa cuando Dios me pone enfrente la cita de hoy y me indica que en ella base mi charla…

Es un hecho que soy un fiel simpatizante de la cita de Juan 14:12 “De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre”, me emociona saber que puedo hacer todo lo que Jesús hizo y en su nombre realizar milagros e incluso levantar muertos, pero me impactó el hecho de que también puedo ser capaz de dar mi vida por mis amigos, tal como El la dio por nosotros.

Al pensar en esto, y antes de ir al punto radical de ir a dar la vida por aquellos que tengo el privilegio de ser amigo, me tuve que detener en esto: Jesús ciertamente dio su vida por sus amigos, El hablaba todo el tiempo de ello y entiendo que su venida a la tierra fue el mayor gesto de amistad que pudo tener, es decir, siempre amo a los hombres y siempre pretendió ser su amigo, pero no hubo una mejor manera de expresarlo que poniéndonos el ejemplo tan claro como nosotros lo pudiéramos entender, al venir y ser nuestro amigo, tal como nosotros somos amigos entre nosotros.

Todo esto, me llevó a un siguiente pensamiento y ponga mucha atención:

Jesús se entregó a la cruz por nosotros, y por medio del derramamiento de su sangre, nos dio la garantía de la vida eterna, pero antes de eso nos dejó la cita de hoy, haciéndonos entender que para poder tener el beneficio del efecto de la cruz, teníamos que ser primero sus amigos para poder ser objeto de éste beneficio y sucede que muchas personas no entienden esto y por ello, nunca reciben los beneficios de la cruz y permítame darle un ejemplo para que le quede mas claro.

David el Rey, fue un hombre del cual siempre se dijo que tenía un corazón conforme al de Dios, de hecho a lo largo la Biblia, Dios repite una y otra vez la frase “por amor a mi siervo David”, aun a cientos de años de su muerte (la de David), es decir el efecto de su amistad trascendió a las generaciones y el favor de Dios tenía efecto en estas generaciones por el amor que tenía a David y al ser estas generaciones sus descendientes, lo recibían como herencia.

Una de las cosas que mas admiro a David, es que era un hombre que entendía el corazón de Dios y aunque fue un hombre que cometió muchos errores, cada uno de esos errores lo cometió una sola vez y solamente una sola vez tuvo que pedir perdón por esos errores, ya que cada vez que pecaba (no importa como), pedía perdón y sabía que con ese pedir perdón tocaba el corazón de Dios (ya que era un arrepentimiento genuino) y se sabía perdonado, y al saberse verdaderamente perdonado, entendía la trascendencia de éste perdón y entendía que si volvía a caer en el mismo error, estaba traicionando aquel que le perdonó y no quería no herir ni hacer enojar a su amigo.

Hoy en día yo veo a personas que pecan y caen en el mismo error una y otra vez y es repetitivo, y siempre se arrepienten y vienen delante de Dios a pedir perdón, pero nunca se sienten en realidad perdonados, porque no han entendido como es ese perdón, ya que llaman Padre a Dios y quieren entender que su relación con Dios es similar a la que tuvieron o tienen con sus Padres, pero no entienden que Dios aspira mas de su relación con nosotros que simplemente la que pudiéramos llegar a tener con nuestros Padres, Dios quiere nuestra amistad, Dios anhela explicarnos sus motivos, Dios quiere mostrarnos todo lo que tiene para nosotros, y para ello necesita que seamos sus amigos, es decir el trabajo de su parte ya fue hecho es ahora nuestra responsabilidad aprender a ser amigos como El lo fue en su estancia en esta tierra y como lo es a diario, para poder dar efecto a su sangre y poder ser perdonados una sola vez por cada error que cometamos y podamos verdaderamente crecer y no quedarnos estancados.

Es por ello que les cuesta tanto trabajo el ser fieles y el hacer aquello que Dios pide a muchos, porque en realidad no conocen a Dios y no hay un verdadero vínculo de amistad entre ellos, por ello no hay compromiso, las personas se dicen amadas por Dios, pero en realidad entienden ese amor como la tranquilidad que sienten al no tener problemas o cuando simplemente tuvieron buena suerte y lo quieren adjudicar a Dios, pero en realidad no tiene mucha idea, ya que no podemos ser amigos de alguien a quien no conocemos, esa es la parte central de una amistad!.

El día de hoy comenzamos una serie de estudios que hablan acerca de la amistad, Dios ha puesto esto en mi corazón, y es mi anhelo el ponerle en claro el como es necesario que tengamos y que seamos amigos, pero para que ese sea el fundamento de nuestra amistad con Dios y podamos tener la garantía de que somos objeto del sacrificio de Jesús e incluso Dios pueda decir de nosotros como decía de David “por amor a mi siervo David”,  y que las generaciones futuras reconozcan que nuestra vida fue próspera en todos los sentidos a causa de nuestra amistad con Dios y que los efectos de esa amistad, aún son perceptibles en esas generaciones posteriores a nosotros.

René Giesemann

DEVOCIONAL DIARIO

Anuncios

Publicado el 3 febrero, 2012 en René Giesemann y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: