¿Para qué sirven los amigos? V

1 Samuel 18:4 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Y Jonatán se quitó el manto que llevaba, y se lo dio a David, y otras ropas suyas, hasta su espada, su arco y su talabarte.

Ser amigo es una cosa especial, muchas personas creen que la amistad es algo sencillo y que simplemente se es, pero no es así, considero en mi personal opinión que la amistad es una de las expresiones mas finas del amor y el amor, como siempre lo repito en estas líneas es una decisión.

He visto a muchos amigos dejar de serlo, he perdido a muchos amigos en mi caminar sin una razón válida para hacerlo y he decidido dejar de ser amigo de muchos otros también sin un motivo que realmente lo justifique y le puedo decir que es algo que verdaderamente me duele al pensar en ello y siempre he buscado el verdadero motivo del porqué sucedieron así las cosas y llegué a la siguiente conclusión:

Una de las razones por las cuales hacemos amistad con muchas personas es porque nos edifican, porque las admiramos, porque el ser su amigo nos hace hasta cierto punto vernos bien, y porque hay atributos o cualidades en esos amigos que quisiéramos poder aprender y poder adoptar y por el otro lado siempre es agradable que alguien vea en nosotros algo que nos hace destacar y es bueno, además que todos tenemos algo de maestros en nosotros que puede ser atractivo el compartir de lo que sabemos y somos buenos, pero hasta cierto punto, y es ahí donde empieza a ponerse difícil la cosa.

Es una realidad que todos tenemos una necesidad natural de sentirnos especiales, es decir todos queremos ser admirados, todos queremos tener un trato especial y todos queremos que la gente quiera esta con nosotros, aunque no siempre tenemos el control o no siempre podemos influir en ello, de manera que cuando por fin lo encontramos o lo descubrimos, de cierta manera nos aferramos a ello y es muy natural que lejos de seguirlo desarrollando nos quedemos con ello y nos sea difícil el tolerar competencia en ese talento o en esa cualidad, le suena conocido?, aunque no lo crea, es mas común de lo que cree.

Dios sabe esto y sabe, desde hace miles de años lo previno, ayer hablábamos de que Jonatán fue amigo de David y estuvo dispuesto por amor a dejar su lugar a David, entendiendo que era la voluntad de Dios y eso es un gran gesto, pero sabe, Jonatán entendió que simplemente ceder su lugar no era suficiente y que exponía a su amigo a hacer el ridículo, ya que Jonatán había sido criado como príncipe y David no era mas que un simple pastor de ovejas, con poca educación, así que mas allá de cederle su lugar, le enseñó a ser príncipe, para que cuando estuviera en el trono, se pudiera comportar con naturalidad y pudiera de inmediato ganar el respeto de las personas por las que estaría rodeado.

Cuando pienso en esto, recuerdo una película acerca de la casa real de Inglaterra, cuando el primer ministro iba a tener su primer encuentro oficial con la Reina Isabel, como aún antes de cruzar la puerta había personas que le daban consejos e instrucciones de como dirigirse en presencia de la reina y como comportarse en su entorno, de manera que nunca la hiciera sentir incómoda, mantuviera siempre su atención (de la reina) y se ganara su respeto, y así poder gobernar juntos adecuadamente.

En lo personal tengo la costumbre de orar por los alimentos, ya sea solo o acompañado, y cuando comienzo algo, un viaje, un negocio o lo que sea, siempre comienzo orando y me gusta compartir esto con las personas que me rodean, y me doy cuenta muchas veces que las personas no se sienten cómodas al orar, sobre todo cuando no tienen ese hábito y frecuentemente me dicen “no se orar”, y me gusta explicarles cual es el sentido de bendecir una mesa, o de empezar cualquier cosa apoyado por la bendición de Dios y disfruto mucho ver como su actitud cambia y como muchos se sienten cómodos al intentarlo, de la misma manera sucede con las cosas que sé acerca de Dios o de mi trabajo incluso, no tengo reparo en compartir lo que sé y enseñar a otros a que dominen lo que yo domino, los talentos y las cualidades que me fueron dados no son de uso exclusivo mío, por el contrario, el compartirlos con otros es uno de los usos que Dios me envió a hacer, ya que todos mis talentos y todos mis dones me los dio Dios, ninguno es por mérito propio, tal como Jonatán entendió que aun el ser príncipe era un talento que Dios le dio y que no solo podía, sino que tenía que compartirlo con David para poder engrandecer el Reino.

La Biblia nos habla de que debemos de ser vasos de honra (Rom 9:21) y he aprendido esto, nuestro vaso tiene que estar siempre inclinado, para que siempre pueda escurrir de lo que hay dentro y siempre tenga espacio para recibir algo nuevo y fresco, es decir, si no compartimos de lo que hay en nosotros, no habrá manera de que seamos capaces de recibir mas y podamos ayudar con lo que damos y con lo que recibimos a engrandecer el Reino.

Jesús hizo tal como hizo Jonatán, no tuvo reparo en quitarse el manto de Dios y se hizo hombre y no vino a hacer milagros y demostrar que era especial, por el contrario, vino e hizo milagros, fue sabio, fue santo y al final nos dijo: “todas las cosas que yo hice, ustedes pueden hacer y mas aún, porque yo voy al Padre e intercedo por ustedes” (Juan 14:12), es decir, Jesús no hizo mas que ponernos el ejemplo del tipo de vida que podemos tener y nos dio la receta secreta para llevar una vida gloriosa y llena del poder de Dios y al final nos dejó al Espíritu Santo por medio de quien haremos todas estas cosas, el día que decidamos imitarle.

Este fin de semana le quiero invitar a que reflexione, si últimamente ha compartido de lo que usted es y de lo que usted sabe y lo ha hecho como parte natural de su amistad para con los demás, si por alguna razón no lo ha hecho, note como de la misma manera y proporcionalmente ha dejado de crecer y aprender, Dios tiene un plan para todo y necesita que usted y yo seamos amigos como Jonatán y Jesús lo fueron y que a su vez busquemos amigos como Jonatán y como Jesús de los cuales podamos aprender, para que nuestro vaso se está vaciando y llenando de manera continua y la bendición, los milagros y todo aquello de lo que habla la Biblia sea algo común y constante en nuestro vivir y con ello podamos contribuir a expandir el Reino de los Cielos en la tierra.

René Giesemann

DEVOCIONAL DIARIO

Imagen: In Touch Ministries

Anuncios

Publicado el 12 febrero, 2012 en René Giesemann y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: