¿Para qué sirven los amigos? VIII

2 Samuel 12:7a Reina-Valera 1960 (RVR1960)

“Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre.”

La amistad es una cosa de lo más interesante, pareciera algo sencillo, pero no lo es, una de las cosas que he aprendido es que la amistad tiene mas que ver con Dios de lo que imaginamos, entre mas amigos tengo y mas los conozco, más motivos de oración tengo, así como mas aprendo como es que Dios trabaja en las personas, es emocionante que Dios te haga parte de lo planes que tiene para con alguien más, para que veamos, aprendamos y participemos en oración e interseción.

No se si lo pueda establecer como una regla o si siquiera pudiera sonar correcto, pero he aprendido que nadie se puede llamar amigo de alguien más, si nunca ha dedicado tiempo en oración e interesión por esa persona de la cual se dice amigo.

Cuanto más pienso en la amistad (y perdón que o repita constantemente en esta serie de devocionales), más convencido estoy que el amor es una decisión, un amigo es un ejercicio de amor constante, de hecho, creo (a menos que me equivoque), no se puede llegar a ningún otro tipo de relación si no se pasa por la amistad primero, es decir, no puedes ser esposo o esposa de alguien sin ser antes su amigo, he descubierto que incluso soy más amigo de mi hermano que ser su hermano, mi Madre es mi mejor amiga y aun con mis primos disfruto mas de la amistad que de la relación que se pudiera dar del parentezco.

En los tiempos de David, es decir, cuando este era Rey, había un profeta de nombre Natán, quien como David enía intimidad con Dios y después de entender lo que le acabo de contar, entiendo que Natán era amigo de David y seguramente oraba por constantemente, no solo porque era su Rey, sino porque había intimidad entre ellos.

David recientemente había deseado y tomado a Betsabé, a pesar de ser esta casada y el también, tras quedar embarazada, David trata de propiciar un encuentro amoroso entre Betsabé y su marido que estaba en el frente de guerra, al fallarle su plan, no le queda de otra mas que enviar al marido a la línea de guerra mas peligrosa con la intención de que muriera ahí y poder eliminar la posibilidad de ser delatado como padre del hijo de Betsabé.

Una de las cosas que más amo de Dios, es que verdaderamente es un Dios de amor, a pesar del pecado de David y el pretender ocultarlo, jamás lo pondría en vergüenza delante de nadie, no solo por ser David, sino porque así lo dijo y lo cumpirá.

Por tanto, revela a Natán su amigo lo sucedido y le da una estrategia para abordar a David con cautela y con amor, por medio de una parábola, en la que refleje el comportamiento deliberado de David, pero nunca exhibiéndolo, sino dándole oportunidad a que lo reconozca, cuando David escucha la parábola, éste se enoja y hace un duro juicio contra el hombre de la parábola, son darse cuenta que es el de quien se habla, de manera que Natán lo hace recapacitar sobre ello.

Wow!, que Dios tan dulce tenemos! y que amor debió tener Natán para con David, como para que Dios lo viera y supiera que a pesar de revelarle ese pecado, no habría juicio ni condenación en su  corazón y lo pudiera llevar de regreso al buen camino.

Cualquiera de nosotros podemos ser el Natán en la vida de otros, todo depende de cuanto estemos dispuestos en invertir en esa amistad, cuando oremos por quienes llamamos amigos y la disposición que tengamos para ser un instrumento, no solo de disciplina sino también un consuelo, aliento y misericordia, que podremos tener uno de los más grandes privilegios de la amistad registrados en la Biblia.

También tanto como estemos dispuestos, podremos tener Natanes en nuestra vida, personas que se preocupen por nosotros, que oren e intercedan por nuestras vidas, personas a las que Dios les pueda revelar nuestro caminar y les permita convertirse en parte de ese plan divino y perfecto, perpetuándose en el resultado y en el efecto eterno de la obra de Dios en nuestra vida.

Mi invitación del día de hoy es sencilla, piense en sus amigos y si nunca ha orado por ellos, comience por ahí, sea verdaderamente parte de su vida, ore por sus planes, ore a favor de ellos, interceda por sus necesidades y disfrute cada momento que Dios actúa en la vida de sus amigos yen la suya por consecuencia.

René Giesemann

DEVOCIONAL DIARIO

Anuncios

Publicado el 3 marzo, 2012 en René Giesemann y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: