Para que son los amigos, parte IX

Lucas 4:18-19

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

El Espíritu del Señor está sobre mí,  por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;  A pregonar libertad a los cautivos,  y vista a los ciegos;  A poner en libertad a los oprimidos; A predicar el año agradable del Señor.

Hace unas semanas conocí a una persona de origen Judío que tiene una maestría en estudios Bíblicos y se dedica a dar tours de estudios (no turísticos) por Israel, es decir, sabe de la Biblia, tanto del Antiguo Testamento como del Nuevo, fue una gran experiencia, pues tuve a la mano durante 2 días a una persona que no solo conoce la Biblia, sino se dedica a ella y es su pasión, una de las cosas que mas me gustó, fue el tener acceso a la Biblia en Hebreo, Griego y otros idiomas, además de su interpretación desde el punto de vista de personas que estudian las escrituras de manera imparcial.

Una de las cosas que mas me llamó la atención, fue que hay muchas cosas que entendemos y creemos de la Biblia, que son consecuencia de la opinión o la interpretación de quien la tradujo, como el hecho de que José, padre de Jesús fuera carpintero, y no es mi intención el levantar polémica, ya que no es un asunto doctrinal, pero me impactó mucho cuando vi que el término hebreo relacionado con su oficio es un empleado para cualquier persona que construye algo, es decir, pudiera haber sido constructor de casas, como bien pudo haber sido carpintero, pero me mencionaba esta persona que el término (el cual no recuerdo de momento) era mas comúnmente usado para las personas que se dedicaban a la construcción, mas que a las personas que se dedicaban a la carpintería.

Esto lo menciono, porque hay quienes tienden a confundir el hecho de que Jesús era humilde con el hecho de que era pobre, cuando ambos términos no tienen relación entre si, es decir, ciertamente Jesús fue humilde, al venir al mundo como hombre y dejar de lado su embestidura de Dios, pero en ninguna parte de la Biblia habla de que haya sido pobre, por el contrario, dentro de sus 12 discípulos había uno que cumplía con la función de contador y administraba las finanzas del ministerio de Jesús (Judas) y al ser hecho prisionero Jesús, los guardias romanos echaron suertes por su túnica que era de una sola pieza, es decir de gran valor.

No tiene sentido el hecho de que el Dios todopoderoso se haga hombre y luego pretenda ser pobre para enseñar abundancia a los hombres, no lo cree?.

Por tanto, aprendí de esta persona que es mas probable (ojo!, esto es mi apreciación personal) que José haya sido constructor a que haya sido carpintero y aunque ambas profesiones era muy bien remuneradas en ese entonces, la de constructor tiene mas relación con lo que Jesús vino a hacer a esta tierra.

La amistad es algo igual de abundante que lo que le menciono, no podemos ser amigos pobres, tal vez si humildes pero jamás pobres, es decir, la amistad se trata de dar, de construir y de edificar, no podemos llegar a ser amigos de nadie y pretender solo recibir, sin tener nada que dar.

Una de las costumbres que había en los tiempos Bíblicos es que los hijos de las familias crecían para aprender el oficio de sus familias y Jesús ciertamente vino a edificar nuestras vidas a mostrarnos lo que había y lo que podría haber, vino a realizar los planes que Dios ya había hecho previamente, por ello tiene mucho sentido el entender que muy probablemente el oficio de José era constructor y no carpintero (pero eso es cuestión de apreciación personal), suelo ser un fiel convencido que en las cosas de Dios “lo físico tipifica lo espiritual”, por lo que entiendo de Dios el hecho de pensar que José fuera constructor.

Cuando tenemos un amigo, tenemos que pensar en el hecho de que es nuestra responsabilidad el edificarlo, el ayudarlo a crecer y llegar a desarrollar su máximo potencial, para que un día sea un edificio glorioso y que reconozca que su gloria la debe a Dios (humildad).

La cita de hoy habla de eso, nos dice que el Espíritu de Dios esta sobre nosotros y que nos ha ungido (nos ha dado la capacidad) para dar buenas noticias a los pobres (y que mejor noticia que el hecho de que ya no serán pobres, no lo cree?), a sanar a los de corazón roto (un corazón roto no puede dar nada, pero un corazón sano si), a anunciar libertad a quienes son esclavos, a dar vista a los ciegos (que son ciegos porque no ven el plan de Dios), y poner en libertad a los cautivos (libertad para dar, si no, para que son libres?).

Por tanto mi invitación de hoy es sencilla, piense en si mismo como parte de la familia de Jesús, aprenda como es costumbre en la Biblia el oficio de su familia, y tenga ese ánimo y esa actitud de constructor, piense en cada uno de sus amigos como alguien con el potencial de ser un edificio que de gloria a Dios y que usted es parte esencial de la elaboración de ese edificio y entienda que esa es su responsabilidad como hijo de Dios imitar al constructor por excelencia.

René Giesemann

DEVOCIONAL DIARIO

Anuncios

Publicado el 9 marzo, 2012 en René Giesemann y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: