¿OPOSICIÓN PARA DEDICARTE AL MINISTERIO?

Muchos de ustedes sienten el llamado de Dios para consagrar su vida al ministerio de la predicación del evangelio. Estan convencidos que asi es. Hay como un fuego interno que les impulsa hacerlo. No se sienten realizados si no dedican su vida para tal propósito. Han renunciado aun a sus planes personales para que sean los de Dios los que se ejecuten. Sin embargo hay aun una serie de obstáculos internos y externos que se interponen. El tiempo pasa y las posibilidades son cada vez mas remotas, pues las puertas ministeriales se cierran en lugar de abrirse. Quieren dar mucho de sí, pero por circunstancias ajenas a su voluntad, no dan como quisieran dar. Sienten que se están desperdiciando.

Muchos de ustedes no ven ya ninguna posibilidad, pues el tiempo ha corrido y sienten que ya es demasiado tarde. Ya se resignaron pensando que aquel llamado y aquel acto de consagración fue una ilusión que quedó enterrada en el olvido.

En el caso que tú seas una de esas personas, Dios quiere que sepas hoy, que aunque no veas posibilidades de nada, las puertas que ahora están completamente cerradas serán totalmente abiertas de la manera que no imaginas. Serán abiertas de manera sobrenatural y de manera repentina. Pero es necesario que así lo creas. Suspende por un momento de leer esta reflexión y declara que así será. Decláralo en el nombre de Cristo.

Dios te tiene preparado un ministerio para que vayas muy lejos, para que vayas donde hay personas que están sedientas de la verdad, donde hay personas que están viviendo en un clima de gran desesperación, donde hay personas que están atrapadas en sus delitos y pecados. Dios te tiene preparado ese lugar. Es para ese ministerio que precisamente te ha venido capacitando hasta este momento. ¿Realmente lo crees?

Anticipadamente has de saber que encontrarás mucha oposición. Te sentirás como en medio de tempestades que amenazarán hundirte. La tarea no será nada fácil. Es por esa razón que hasta esta fecha, has estado aprendiendo a vivir por la fe y a esperar en el tiempo de Dios. No en vano has pasado por tantas situaciones incomprensibles.

Anticipadamente has de saber que será Dios quien peleará a tu favor, será el quien te conducirá al lugar exacto y proveerá todas tus necesidades. Así como lo has leído en las historias bíblicas, de la misma manera lo hará contigo. Dios ya prometió que va a preservarte. Te lo ha dicho de muchas maneras. ¿Lo recuerdas?

Sigue consagrándole tu vida a Dios para su servicio a tiempo completo en su obra. No te canses en hacerlo aunque creas por tus años vividos ya no aplicas, sigue renunciando a tus planes y proyectos para que sean los de Dios los que se apliquen. Sigue poniéndote bajo sus ordenes de manera incondicional como lo hiciste aquella primera vez.

Ora insistentemente por ese ministerio que Dios tiene para ti. No te olvides de hacerlo. Que el desánimo de no ver señales que te lo confirmen, no te haga olvidarlo. Entiende que ese ministerio esta en la mente y en el corazon de Dios. Sigue orando y declarando con fe que esas puertas que tú no puedes abrir te serán abiertas. Sigue orando para que Dios te de un corazon idóneo al ministerio que has de desarrollar. Sigue orando para que el Espiritu Santo rompa y consuma todas las barreras internas que tienes. Ora aunque no veas nada…

Es necesario que no te dejes llevar por las influencias anticristianas que predominan en tu entorno. No las justifiques bajo ningun pretexto, pues tu consigna es obedecer a Dios antes que a los hombres. Obedecer a Dios aunque las cosas se te compliquen en gran manera. Recuérdalo. Por eso es que has estado enfrentando circunstancias en las que tus convicciones cristianas son las que han de predominar sobre todas…

¿Tienes oposición para dedicarte al ministerio?

No temas… Milagrosamente las puertas se te abrirán aún en medio de la tempestad… Recuerda que todo cuanto hagas para Dios, tendrá sus consecuencias eternas. Nada te será en vano.

Asi que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano. 1 Corintios 15:58

———————-.

CORREO ELECTRONICO:

palabra.reflexion@gmail.com

TWITTER:

https://twitter.com/#!/JAlfredoLievano

——————————— Jose Alfredo Lievano

Anuncios

Publicado el 4 mayo, 2012 en José Alfredo Liévano y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: