NO HAY MOTIVOS PARA DUDAR OTRA VEZ

Acuérdate de todas las veces en las que Dios te ayudó, cuando no había ninguna posibilidad de resolver esas situaciones difíciles en las que te encontrabas.
Acuérdate cuando prácticamente ya todo se había echado a perder, y de manera providencial las puertas se te abrieron de par en par…
Acuérdate cuando recibiste esa palabra justa que estabas necesitando para el momento oportuno…
————————————–.
Nada fue por casualidad.
¡Bien lo sabes!
————————————–.
Si alguien ha sido testigo del poder sobrenatural de Dios, has sido tú. No es posible que después de haber visto tanto y testificado del poder de Dios, ahora estés dudando otra vez.
Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo.
Hebreos 3:12
—————————-.
CORREO ELECTRONICO:
TWITTER:
———————————–.
REFLEXIONES PARA MEDITAR Y COMPARTIR
Anuncios

Publicado el 6 julio, 2012 en José Alfredo Liévano. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: