TÚ, NO TE ECHARÁS A PERDER

Por José Alfredo Lievano

Precisamente, ahora en esta fecha, Dios te recuerda que te creó para grandes propósitos.

Entiéndelo de una vez:

Lo grandioso que planificó para ti, se cumplirá al pie de la letra.

Es por eso que existes, caso contrario, no hubieras venido a la tierra.

——————————-

Tú, no te echarás a perder

——————————-

A pesar que desde tu temprana edad, fuiste desobediente y torciste insistentemente el camino señalado, Dios no te “cortó”.

Siempre estuvo pendiente ante cada paso que dabas…

Siempre estuvo pendiente de las terribles consecuencias desagradables y frustrantes que propiciaste…

¡Acuérdate! Siempre estuvo allí.

A pesar que cometiste acciones deliberadas en contra de su voluntad, aun así en medio de su dolorosa disciplina, no permitió que quedaras en desolación total.

Tu vida es una evidencia de su gracia inmerecida y de su misericordia; es una evidencia de su poder y su soberanía. ¡Fíjate bien! Dios no te ha “cortado” ni te ha dejado en asolación total, aunque en realidad sí lo merecías.

Aquí se cumple aquella palabra revelada en las Lamentaciones de Jeremías:

Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Lamentaciones 3:22-23

————————————.

Ahora, después de tanto tiempo.

La experiencia misma te ha hecho comprender que la única forma para vivir a plenitud es permaneciendo en armonía con la Palabra de Dios.

Ahora, después de tanto tiempo.

Por fin, tomaste la firme determinación de vivir para el propósito por el cual Dios te trajo a la tierra.

————————————.

No tengas miedo de lo que te depara el futuro aunque lo veas incierto y peligroso, Dios siempre intervendrá a tu favor en el momento justo. Nada te será por casualidad…

Aunque no lo merezcas, (Tu bien lo sabes), Dios ha decidido preservarte hasta el último día de tu permanencia sobre la tierra, así como también por toda la eternidad.

Toma para ti, las siguientes palabras que él mismo te dice, ahora en este momento:

Con amor eterno te he amado, por lo tanto, te prolongué mi misericordia.           Jeremías 31:3

———————————-.

CORREO ELECTRONICO: palabra.reflexion@gmail.com TWITTER: https://twitter.com/#!/JAlfredoLievano

———————————–.

Publicado por Jose Alfredo Lievano

Imagen: Cristo para las naciones

Anuncios

Publicado el 27 julio, 2012 en José Alfredo Liévano y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: