¿QUÉ ES EL AYUNO? 1

jesus_desierto[7]

1. Definición.

Ayunar:

A. Abstenerse total o parcialmente de comer o beber.

B. Guardar el ayuno eclesiástico.

C. Privarse o estar privado de algún gusto o deleite.

Dios creó el cuerpo humano de manera que necesitara alimen­to para funcionar. Para asegurarse de que el cuerpo sea ali­mentado, puso dentro de nosotros el apetito por la comida, al que denominamos “hambre”. El comer satisface nuestro apetito y nos da las fuerzas para realizar las actividades que necesitamos hacer a lo largo del día. Entonces, ¿por qué una persona elegiría ayunar y permanecer sin comer durante un período de tiempo?

Desde la perspectiva de Dios, la razón es simple. El ayuno puede utilizarse para lograr un propósito espiritual. En el Antiguo Testamento se les ordenó a los israelitas que ayunaran una vez al año: “El día diez del mes séptimo ayunarán” (Levítico 16:29). Este ayuno tuvo lugar el día de la expiación Yom Kippur. Este día el Sumo Sacerdote realizaba sacrificios especiales para expiar los pecados del pueblo. Durante el servicio, entraba al Lugar Santísi­mo en el centro del templo, por única vez en el año. A través del ayuno, Dios quería que su pueblo recordara la experiencia de su salvación. Todos ayunaban para identificarse con el Sumo Sacer­dote, quien sacrificaba un cordero para el perdón de pecados.

Hoy, como cristianos, vivimos bajo la gracia y ya no se nos exi­ge ayunar. Sin embargo, Jesús aclara en Mateo 6:16 que podemos ayunar por determinados motivos: “Cuando ayunen, no pongan cara triste como hacen los hipócritas, que demudan sus rostros para mostrar que están ayunando. Les aseguro que estos ya han obtenido toda su recompensa”. De igual manera, en Mateo 9:15, Jesús de­clara: “¿Acaso pueden estar de luto los invitados del novio mientras él está con ellos? Llegará el día en que se les quitará el novio; entonces sí ayunarán”.

Los apóstoles de la Iglesia primitiva también ayunaron por un propósito espiritual:“Mientras ayunaban y participaban en el culto al Señor, el Espíritu Santo dijo: “Apártenme ahora a Bernabé y a Saulo para el trabajo al que los he llamado”. Así que después de ayunar  orar e imponerles las manos, los despidieron” (Hechos 13:2-3).

Las personas que nunca antes ayunaron ven con temor la posibilidad de abstenerse de comer. Se preguntan: ¿tendré hambre?, ¿toleraré el no comer por una cantidad determinada de tiempo?, ¿podré llevarlo a cabo? Creen que será una experiencia desagradable  Sin embargo, puedes estar seguro de que ayunar no te hará ningún daño. Estudios realizados demuestran que ayunar en realidad es bueno para el cuerpo porque lo hace eliminar toxinas.

El propósito del ayuno no es hacer una demostración visible de tu dedicación religiosa a Dios, sino realizar un compromiso personal con El. No siempre es fácil porque, como con cualquier otra disciplina, sin duda encontrarás resistencia y oposición. Comienza el ayuno comprendiendo realmente de qué se trata. Aunque tal vez el camino sea difícil, las recompensas serán grandes.

(CONTINÚA… en las próximas horas será publicada la segunda y última parte)

Extracto del libro: El ayuno de Daniel.

Por Elmer L. Towns

Devocional Diario

Img: santa-maria-reina.blogspot.com

Anuncios

Publicado el 15 marzo, 2013 en DevocionalDiario.org. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: