No Sé Cómo Pedir Amor 2

mujer-getty-rutina-aburrida-cansada-limpieza-ama_de_casa www.entremujeres

Continuemos.

El hombre no te responde porque vos nunca se lo manifestaste; y a los hombres hay que decirles, y volverles a decir, y volverles a decir, y volverles a repetir las cosas. Si vos querés tener un orgasmo decile: “viejo hoy me vas a esperar hasta que lo tenga”, porque si no se lo decís, él no se enteró nunca. ¡¿Cuántas están acá y no se asustaron?!

No puede ser que vos sigas pensando que la gente se tiene que dar cuenta. La gente, con los dramas que tiene hoy, no se da cuenta de tu necesidad. Entonces vos tenés que expresar, tenés que decir, vos tenes que hablar. Porque si vos no se lo decís, después te queda la sensación: “y… viste, nadie me ama; yo quería una fiesta de cumpleaños y nadie me lo hizo…” Pero si vos no lo pediste, si vos no dijiste nada…

“Y, yo quería que me regalara flores, pero no me trajo; se las regaló a la madre, y a mí nada… siempre quiso más a la madre que a mí; yo sé que no rompió el cordón umbilical”… ¡pero vos no se lo dijiste!

Hay otras mujeres que no piden porque no saben qué pedir, porque son mujeres que creen que no se lo merecen. Son esas mujeres que dicen: “qué le voy a pedir al gordo… bastante que me eligió a mí; qué le voy a exigir, si viene cansado del trabajo, encima que yo tenga un orgasmo… que se descargue él y listo.”

“Y usted, ¿qué sueldo pretende ganar?” “No sé… lo que quieran, lo que se le ocurra…” “Y… ¿cuánto cuesta el trabajo que usted hace?” “No sé… póngale usted un precio.” ¡No saben cuánto valen!

“Vieja ¿vamos a comer afuera o comemos en casa?”…, y ¿dónde terminan comiendo…? ¡En casa! Ella tenía la oportunidad de decidir, de hablar, y sin embargo vos decís: “qué le voy a pedir, qué le voy a exigir; el viejo bastante que se esfuerza.”

Seguís viviendo como una inquilina de tu vida, que no te conoces a vos misma y que siempre priorizas a los demás, siempre las necesidades de las demás; vos se las cumplís a todo el mundo, pero las tuyas ni siquiera las conocés. Por eso: tenés que empezar a conocerte vos misma, a tener contacto con vos misma; a decir “¿cómo me siento frente a esto?

¿Estoy contenta con mi vida sexual? ¿Estoy contenta con mi vida matrimonial? ¿Estoy contenta con mi vida económica? ¿Estoy conforme con mi vida espiritual?” Y tenés que analizar todo eso; porque algo hay que cambiar; y si hay que cambiar, no le corresponde al otro; te corresponde a vos, porque vos sos dueña de tu vida.

Sino la gente te va a dar lo que cree que vos merecés, lo que a ellos les parece. La gorda se conforma con dos mates que tome con ella a la mañana, antes de ir al trabajo; después ya no me molesta más en todo el día.” ¿Vos te conformas con tomar dos mates con tu marido y que en todo el día no pase nada más…? Pero tu marido se cree que vos estás conforme, porque vos nunca le expresaste nada.¡Pedílo! Si querés otra cosa, pedílo. Aprendé a pedir.

 

¿Y Cómo se Aprende a Pedir?

1. “Tengo derecho a pedir”

Eso en primer lugar; porque hay mujeres que creen que no tienen derecho a pedir. “¿Y qué más voy a pedir? ¿Y justo a mí? Si yo con todo lo que pasé, con lo que viví, lo que le hice sufrir…” Tenés derecho a pedir, y el otro tiene derecho a dártelo o no. Todos tenemos un derecho; vos podés pedir; el otro te puede decir que sí, o te puede decir que no. Porque tiene derecho a decirte que sí, o a decirte que no.

Ahora bien: tu pedido nunca tiene que estar atado a la respuesta. Tu pedido es tu pedido, independientemente de la respuesta. Vos siempre tenés que esperar un sí; pero tu pedido lo tenés que hacer. Cuando el otro te contesta no, no importa; estate contenta porque pediste. Y si el otro te contesta que sí, estate contenta porque pediste… ¡y encima te dijeron que sí! Pero tenés derecho a pedir. Decí: tengo derecho a pedir.

Vos tenés que decir: “yo lo pido; si me lo dan, bien; y si no, buscaré por otro lado.” Decí: yo lo pido, yo lo pido, yo lo pido. Y si te lo dan, bienvenido; y si no, seguiré buscando por otro lado.

(CONTINÚA…)

Por Alejandra Stamateas

Anuncios

Publicado el 10 mayo, 2013 en Alejandra Stamateas y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: