¿Narcisismo Cristiano?

 

No hace falta mirar lo que sale de Hollywood para poder dar con este diagnóstico: el mundo en el que vivimos es totalmente narcisista! Lo vemos todos los días en las portadas de las revistas de entretenimiento -por lo menos los que leen ese tipo de ‘literatura.’ Por mucho tiempo fueron las mujeres, a quienes se les permitía socialmente, por diversas razones, ser absorbidas por su apariencia. Sin embargo, poco a poco, con el paso del tiempo y la llegada de la ‘cultura del yo,’ fueron los hombres los que se juntaron con las mujeres en ese universo narcisista.

Ahora, ¿qué es el narcisismo? Bueno, en términos sencillos se trata de una persona que está completamente absorbida con sí mismo. Se trata de una preocupación egoísta con el ‘yo,’ con sus preocupaciones, sus preferencias, sus aspiraciones, sus necesidades, su éxito, y como es percibida la persona por los demás.

foto Max Zerrahn

Narciso (foto Max Zerrahn)

El término viene de una historia de la mitología griega que cuenta de un joven muy apuesto llamado Narciso y de una ninfa llamada Eco quien estaba completamente enamorada de él. Sin embargo, a Narciso le encantaba llamar la atención, ser adorado y envidiado por los demás. Eco sufrió hasta la muerte un amor que nunca le correspondió y que la rechazaba diciéndole que ella no era digna de él. Cuenta además la historia que los dioses se cansaron de la actitud de Narciso y lo maldijeron haciéndolo enamorarse de sí mismo. Un día el joven iba pasando por un estanque y vio un reflejo en el agua. Era lo más bello que él había visto. Intento besar la imagen reflejada creyendo que era un espíritu, pero cuando tocó el agua la imagen se hizo borrosa. Se esperó un momento hasta que la calma volviera al agua y se restableciera la imagen. Evitando que el bello ‘espíritu’ desapareciera de nuevo se quedó mirando el estanque sin saber que era su propio reflejo hasta morir. Cuenta la mitología que al morir su cuerpo se convirtió en una flor, el narciso.

narcisismoDíganme, no es esto lo que vemos en los tiempos en los que vivimos? No vivimos en un mundo que ama -adora- auto-admirarse? Joel Stein escribió un artículo sumamente interesante en la revista Time del 20 de Mayo del 2013, y a pesar de que no apoyo sus conclusiones, me parece que las estadísticas que provee son prueba clara de lo que he dicho.

Sin embargo, lo más preocupante es lo que está sucediendo entre los jóvenes cristianos. Así como se le ha criticado a muchas iglesias adoptar ciertos conceptos mundanos en el culto de adoración a Dios, también es claro que el mundo no ha salido de la mente de muchos jóvenes, quienes llamándose cristianos persisten en esta auto-adoración.

narcisismo (1)Lo vemos en Facebook, en Twitter, y en todo el resto de las redes sociales; jóvenes cristianos preocupándose única y exclusivamente por su apariencia. Lo único que leemos en sus ‘paredes’ es lo buenos y guap@s que son, auto-retratándose en poses, que sin querer ofender, son ridículas!

Ahora, la pregunta para todos nosotros es esta: ¿Es esto propio de un cristiano? Debe el cristiano estar preocupado en sobremanera consigo mismo?

La respuesta bíblica es, no! Esto es lo que hace el mundo. Pablo le escribió a los Efesios argumentando que el mundo es egoísta, centrado en sí mismo; preocupado únicamente por el ‘yo.’ Y, porqué? Escribió Pablo que la razón es que el mundo, “andan en la vanidad de su mente, teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón” (Efesios 4: 17-18).

La realidad es que los incrédulos siguen la corriente de este mundo, el espíritu satánico que lo gobierna y que busca alejar a los hombres de Dios, llevándolos a enfocarse en sí mismos. Si Satanás logra que los hombres se admiren a sí mismos, entonces morirán creyendo la mentira como le ocurrió a Narciso. Sin embargo, muchos jóvenes cristianos no pueden entender el peligro de este tipo de pensamiento.

Cuál es el argumento de Pablo en Efesios 4? Bueno, que a diferencia del mundo nosotros los cristianos hemos aprendido en la escuela de Cristo. No sólo le hemos escuchado en Su Palabra y hemos sido enseñados por Él por medio de ella; sino que también hemos aprendido ‘a Cristo’ (Efesios 4: 20-21).

Y la pregunta que surge de esta afirmación es la siguiente: Fue Cristo un narcisista? Qué nos dice todo el Nuevo Testamento, especialmente los evangelios? Qué no! Cristo fue todo menos un narcisista. En el Evangelio según Marcos vemos a Cristo como el Siervo de Jehová afirmandole al mundo lo siguiente, “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” (Marcos 10:45). Cristo no pasó su vida admirándose en un espejo, sino que vino con el propósito de servirle a pecadores con el fin de salvarlos de ese narcisismo que los consume.

A diferencia de Cristo, todos los hombres son egoístas. Ese es el gran pecado del hombre, que en lugar de adorar a Dios y darle gracias por todo lo que le ha dado día tras día, busca su propio placer, auto-adorarse, y auto-admirarse. Ese fue el pensamiento que llevó a Adán a consumir a toda la humanidad en la corrupción del pecado. Y sin embargo, esto es lo que muchos jóvenes cristianos están haciendo diariamente, viven para admirarse a sí mismos.

Nuestro ejemplo es Cristo y el apóstol Pablo nos describe exactamente cual fue la actitud de nuestro Señor. A los Filipenses les escribió lo siguiente,

5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.”

Podemos ver algún rastro de narcisismo en la actitud de Cristo? Jamás! Es por eso que Pablo le escribe a los Efesios afirmándoles que al haber aprendido a Cristo, la misión de los creyentes es, “despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Efesios 4:22-24).

Una de las cosas de las que debemos despojarnos es de nuestro narcisimo. El mundo desea que seamos igual a él. Pero, Cristo deseando nuestro bien, desea y nos llama a despojarnos de nuestro narcisismo. Deben los cristianos llamar la atención de las personas hacia sí mismos? No! La misión de todo creyente es llevar las miradas de los hombres hacia Cristo. Es a Cristo a quien deben ver los hombres. El mundo, con el fin de ser salvos de su narcisismo; los creyentes para seguir “andando como es digno de la vocación con la que fuimos llamados” (Efesios 4:1).

Cuál es el llamado? Bueno, a dejar de estar adorándonos a nosotros mismos. El único que merece nuestra adoración, admiración y amor es Dios en Jesucristo. Cualquier otra cosa es idolatría, pecado terriblemente aborrecido por el Señor. Qué nuestras redes sociales demuestren a quien amamos con todo nuestro corazón! En esto se mostrará si hemos sido separados del mundo. Porqué? Porque el narcisismo no tiene nada de Cristiano!

Por Eduardo Flores

SUJETOS A LA ROCA

Anuncios

Publicado el 28 junio, 2013 en Sujetos a la Roca. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: