CONMOVERÉ NO SOLAMENTE LA TIERRA, SINO TAMBIÉN EL CIELO (HEB 12:26)

569463180_1201707251_ondea_1conmoveré

Dios todo lo abarca con sus acciones soberanas y justas. Nada escapa de su control, aunque aparentemente se refleje lo contrario. Sus decisiones están sobre las “momentáneas decisiones y acciones” de los soberbios e injustos. El sabe cómo, cuando y donde proceder.

 ——————————————.

Dios decide lo que se hace en cada lugar del mundo.

——————————————.

 Veamos estos ejemplos:

 “El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes…”

Daniel 2:21.

 “Aun antes que hubiera día, yo era; y no hay quien de mi mano libre. Lo que hago yo, ¿quién lo estorbará?”

Isaías 43:13.

 Dios sabe lo que hace aunque de momento, no entendamos sus procedimientos; pero sabemos que detrás de todos ellos nos deja enormes lecciones para nuestra vida espiritual.

 ———————————-.

Entonces…

 ¿Por qué Dios ha permitido todas estas situaciones adversas en el mundo?

———————————-.

Dios no planificó un mundo injusto y corrupto; fue el ser humano, quien al hacer mal uso de su libertad lo llevó a esas consecuencias.

Desde un inicio, Dios le ha dado al mundo manifestaciones de su realidad y de su poder; Dios reveló su voluntad de forma clara. Sin embargo, la humanidad escogió seguir sus propios caminos.

 “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles. Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén”.

 

Romanos 1:20-25

 También el apóstol Juan escribe en su evangelio:

 “Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron”.

 Juan 1: 9-11

 Es la necedad del ser humano y su soberbia, la que ha llevado al mundo en una situación de extrema maldad; y aun así, Dios sigue advirtiendo insistentemente y llamando a un arrepentimiento genuino. Dios desea que el mundo se acoja a la amnistía que ofrece por medio del sacrificio de Cristo en la cruz, pero a nadie en su mayoría le importa.

Dios sigue insistiendo en salvar al mundo, pero el mundo no quiere…

 “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”.

 2 Pedro 3:9

 Dios sigue advirtiendo e insistiendo…

 ——————————————.

Nadie podrá culpar a Dios…

——————————————.

Nadie podrá culpar a Dios de las consecuencias que el mismo ser humano propició con su rebeldía deliberada…

Nadie podrá culpar a Dios de los juicios que se desaten sobre la tierra…

Dios pronto ejecutará sus juicios sobre la tierra, así como lo hizo en Egipto y en todas las naciones que se mantuvieron “en pie de guerra” contra Dios.

 Se acerca el día en el que Dios quebrantará a los “grandes” gobernantes que se endiosaron a sí mismos e hicieron pedazos la nación que se les encomendó en sus manos.

 Dios lo viene anunciando de diversas maneras. Solo es cuestión de tiempo nada más. “Las piezas” están todas en su puesto, únicamente esperando su orden justa e irreversible.

 ——————————————.

Viene JUICIO, y nadie toma en serio este suceso.

——————————————.

Para la mayoría, todo “marcha sobre ruedas”, todo está “normal”, vienen tiempos “mejores”. Pero no, de un momento a otro, todo será sacudido por la mano de Dios. La maldad ya rebasó sus límites…

Es cuestión de tiempo…

 “Ay de la ciudad rebelde y contaminada y opresora. No escuchó la voz, ni recibió la correcciónno confió en Jehová, no se acercó a su Dios. Sus príncipes(Gobernantes) en medio de ella son leones rugientes; sus jueces, lobos nocturnos que no dejan hueso para la mañana. Sus profetas (Líderes religiosos)  son livianos, hombres prevaricadores; sus sacerdotes contaminaron el santuario, falsearon la ley.Jehová en medio de ella es justo, no hará iniquidad; de mañana sacará a luz su juicio, nunca faltará; pero el perverso no conoce la vergüenza. Hice destruir naciones; sus habitaciones están asoladas; hice desiertas sus calles, hasta no quedar quien pase; sus ciudades están asoladas hasta no quedar hombre, hasta no quedar habitante. Dije: Ciertamente me temerá; recibirá corrección, y no será destruida su morada según todo aquello por lo cual la castigué. Más ellos se apresuraron a corromper todos sus hechos. Por tanto, esperadme, dice Jehová, hasta el día que me levante para juzgaros; porque mi determinación es reunir las naciones, juntar los reinos, para derramar sobre ellos mi enojo, todo el ardor de mi ira; por el fuego de mi celo será consumida toda la tierra.

Sofonías 3:1-8

 En los tiempos de los profetas, nadie tomaba en serio sus advertencias, eran criticados como portadores de malos presagios y hasta encarcelados; sin embargo la Palabra se cumplió. Ahora estamos viviendo en situaciones similares. No desechemos las advertencias de Dios:

“Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo”.

 Hebreos 12:25-26

 ————————————-.

Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo

————————————-.

 Vienen juicios de grandes dimensiones…

Ya todo está preparado…

Lo que Dios ha determinado eso hará…

 “Yo haré temblar los cielos y la tierra; y trastornaré el trono de los reinos, y destruiré la fuerza de los reinos de las naciones”

Hageo 2:21-22

 “He aquí yo traigo mis palabras sobre esta ciudad para mal, y no para bien”

Jeremías 39:16.

 “Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él; y la tierra descubrirá la sangre derramada sobre ella, y no encubrirá ya más a sus muertos”.

Isaías 26:21

 ————————————-.

La Iglesia ante el juicio inminente de Dios.

————————————-.

Como iglesia, no hemos de quedarnos impávidos y estáticos, no hemos de desenfocarnos en la misión que nuestro Señor Jesucristo nos ha encomendado.

Los cristianos estamos consientes que los tiempos profetizados por nuestro Señor Jesucristo, se están cumpliendo al pie de la letra, y por ende nos corresponde iluminar las mentes dormidas.

 “Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día. Porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra. Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre”.

 Lucas 21: 34-36

 No perdamos la noción de nuestra estadía sobre la tierra…

Hagamos lo que nos corresponde como cristianos…

Hemos venido al mundo en tiempos muy difíciles y peligrosos…

No temamos ante lo que pueda sucedernos, porque en medio de estas circunstancias, Dios nos preservará.

No pierdas la paz en medio de las circunstancias, pues estarás bajo la cobertura del Dios Altísimo al igual que en los juicios de Egipto en el pasado.

 “Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová. Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto”.

 Éxodo 12:12-13.

 De igual manera nos lo promete para lo que viene…

 “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra. He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona”.

Apocalipsis 3:10-11

 José Alfredo Liévano

Twitter: @JAlfredoLievano

Blog  http://alfredolievano.blogspot.com

Anuncios

Publicado el 22 marzo, 2014 en José Alfredo Liévano, Sin categoría y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: