LOS JUICIOS DECRETADOS POR DIOS

No sabemos cuándo será, pero viene un tiempo insoportable de tribulación sobre toda la faz de la tierra.

Se trata de un tiempo que ya fue decretado por Dios en su Palabra, en donde hasta las fuerzas naturales y cósmicas entrarán en escena.

“Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas”.

Lucas 21:25-26.

Sabemos que se trata de un tiempo que está muy cercano, debido a las señales previas que se ven por todos lados. Es innegable.

———————————-.

Son los juicios decretados por Dios.

———————————-.

Son juicios que caerán sobre todos aquellos que deliberadamente se negaron a reconocer a Jesucristo como su Señor y Salvador, y que le desafiaron con toda clase de maldades.

Es terrible lo que se derramará en un tiempo no muy lejano, y de lo que ahora estamos viendo “pequeños avisos” o preámbulos.

Veamos algo de lo que pasará en un futuro cercano:

“Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios. Fue el primero, y derramó su copa sobre la tierra, y vino una úlcera maligna y pestilente sobre los hombres que tenían la marca de la bestia, y que adoraban su imagen.

El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el mar.

El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre.

Y oí al ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas. Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen. También oí a otro, que desde el altar decía: Ciertamente, Señor Dios Todopoderoso, tus juicios son verdaderos y justos.

El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego. Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.

El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se cubrió de tinieblas, y mordían de dolor sus lenguas, y blasfemaron contra el Dios del cielo por sus dolores y por sus úlceras, y no se arrepintieron de sus obras.

El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente. Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso.

He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.

Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón.

El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: Hecho está. Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira. Y toda isla huyó, y los montes no fueron hallados. Y cayó del cielo sobre los hombres un enorme granizo como del peso de un talento; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo; porque su plaga fue sobremanera grande.

Apocalipsis 16

No se trata meter miedo o ser fatalistas, pero escribo lo que la Palabra de Dios ha dicho sobre el tiempo del juicio.

La maldad ya rebasó sus límites, y el proceso de los “principios de dolores” ha comenzado a desarrollarse.

—————————————.

Viene un tiempo insoportable sobre la faz de la tierra.

—————————————.

Repito:

Lo que estamos viendo ahora, solamente son “pequeñas advertencias”…

Es necesario que haya un genuino ARREPENTIMIENTO y cambiar radicalmente de dirección de acuerdo a los preceptos divinos, antes que las cosas se pongan peor de lo que están ahora.

Ahora es tiempo…

———————————————.

Los cristianos y los tiempos futuros.

———————————————.

La situación mundial, no mejorará, sino empeorará.

Un sistema económico, social y político no puede mejorar a menos que se rija bajo los principios de la Palabra de Dios; y si vemos,  estos sistemas en la actualidad no se manejan de esa manera. Eso lleva a consecuencias aun mucho peores.

Por eso los cristianos hemos de estar consientes de la gravedad de los tiempos que vienen, en los que la maldad se multiplicará aun mas.

Los cristianos hemos de fortalecernos espiritualmente por medio de la reflexión bíblica y una vida de oración intensa. Necesitamos hacerlo para soportar los vientos fuertes y contrarios que nos azotarán.

Los cristianos hemos de fortalecernos espiritualmente para estar dispuestos a llevar la tarea que Dios nos ha encomendado para los tiempos que vienen y preparar los corazones de las personas que nos rodean.

Vienen tiempos en los que necesitaremos mucha convicción, sabiduría, compasión y mucho valor.

No desechemos estas palabras:

“Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos. La voz del cual conmovió entonces la tierra, pero ahora ha prometido, diciendo: Aún una vez, y conmoveré no solamente la tierra, sino también el cielo. Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles. Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor”.

Hebreos 12:25-29

————————.

¡DESPERTEMOS A LA REALIDAD!

————————.

Todo mundo dice que las cosas están bien, que soplan vientos prometedores, PERO NO ES CIERTO. Vivimos en un mundo esclavizado e hipnotizado por las huestes de maldad. Es tiempo de abrir los ojos…

“Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.

1 Tesalonicenses 5:1-6

————————————.

José Alfredo Liévano.

Twitter: @JAlfredoLievano

Anuncios

Publicado el 7 agosto, 2014 en Autores y colaboradores, José Alfredo Liévano y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: