ADORADORES DEL DIABLO – ALERTA

velasEstimados lectores, quiero escribirles del diablo. Sé que es un personaje antipático; dicen que también es feo, pero de él quiero escribir hoy. En realidad, más que del diablo voy a escribir de los demonios humanos, es decir, de los muchos adoradores que el diablo tiene hoy en e! mundo.

En agosto de 1969, a raíz de tos crímenes cometidos en California por los miembros de la llamada familia “Manson”, el diablo recobró actualidad en Norteamérica y en otros muchos países de nuestro desquiciado mundo.

Salieron a la luz pública asociaciones que ya practicaban estos ritos demoniacos y se crearon otras nuevas. La magia negra, la brujería y el culto al diablo hacen furor en ese gran país del norte. Richard Woods dice que en Norteamérica hay en la actualidad unas 80,000 brujas blancas, de ellas 6,000 en Chicago. Unas 400 principales organizaciones se dedican a rendir culto al diablo en los Estados Unidos de América. Tan sólo en Nueva York existen 500 “capillas” donde se adora al diablo. Un conocido evangelista, Morris Cerullo, que hacía competencia a Billy Graham en Norteamérica, publicó un libro sobre este tema, fruto de cinco años de investigaciones en el país. Según Cerullo, diez millones de norteamericanos practican la brujería y unos 100,000 adoran al diablo.

Entre las asociaciones que existen, la más conocida es la “Iglesia de Satanás”, en San Francisco de California. Fue fundada en 1966 por un antiguo domador de circo llamado Antón Isander Lavey. La “Iglesia de Satanás”  empezó en una casa de 13 habitaciones que Lavey alquiló en las afueras de la ciudad de San Francisco y decoró interiormente con los objetos más macabros que pudo hallar: calaveras, candelabros, una biblioteca bien surtida de obras sobre el diablo.

La gente empezó a fluir,  “el negocio” prosperó. Lavey abrió otras “Iglesias de Satanás” en diferentes estados del país y escribió una “Biblia” llamada “Biblia Satánica”. Con la cabeza afeitada a lo Yul Brynner, barba mefistofélica en punta y rojas túnicas de terciopelo sobre sus hombros con adornos “hipies” sobre el pecho, Lavey oficiaba para sus numerosos visitantes, que habían de pagar sustanciosas sumas por formar parte en estos cultos al diablo. En el altar de la adoración Lavey colocaba invariablemente a una muchacha desnuda y desnudos también habían de adorar los ya iniciados en el culto satánico.

La gran tragedia que se esconde en el fondo de estos ritos y representaciones grotescas es que el hombre de hoy, en el fondo, no cree en el diablo; no cree en el diablo porque tampoco cree mucho en Dios. De ahi esas parodias, burlas y juegos ocultos, tomando por pretexto al diablo para envanecerse en su incredulidad.

“El mal de nuestro mundo —escribe José María Souvirón en “El príncipe de este siglo”— no radica solamente en que se haya dejado de creer en Dios, sino también en que se ha dejado de creer en el demonio… cuando el maligno hace su habitación en las criaturas —en el corazón o la inteligencia de los hombres— necesita un hueco para estarse allí; pero con algo en tomo: una oquedad hecha lógicamente en algo… un interés excesivo por conocer el mal puede indicar una disposición para entregarse a él”.

Esta última frase de Souvirón pone el dedo en la llaga. En el corazón y en la mente de esos seres humanos que tanto se interesan por jugar al diablo y los demonios, existe, en realidad, una disposición a entregarse al enemigo de las almas. Viven, como afirma el apóstol Pablo, con el entendimiento cegado por la astucia de Satanás. Su error principal consiste en imaginar al diablo como un invento necesario de las religiones para atemorizar al hombre.

Olvidan que el diablo es un ser tan real y tan personal como el mismo Dios. La Biblia traza su biografía con abundancia de textos desde el mismo momento en que su orgullo y rebeldía le convirtieron de querubín luminoso a príncipe del mal. Y seguirá hasta el instante futuro en que será definitivamente arrojado al lago de fuego y azufre, donde será castigado eternamente (Apocalipsis 20.10).

El diablo, que fue el autor de la primera rebelión misteriosamente desarrollada en los cielos, fue también el culpable del primer pecado y del primer crimen. La influencia que ejerce en el ser humano de nuestros días es inmensa. Individuos como Charles Manson, con sus greñas al aire, su mirada diabólica y sus instintos criminales, son una clara muestra del poder que hoy está ejerciendo el diablo en el Medio Oriente, África y otras partes, provocando que los hombres vivan conforme a la voluntad del príncipe de la potestad del aire (Efesios 2.2-3). En estos días Satanás ataca a la humanidad cegando el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del Evangelio de la gloria de Cristo (2 Corintios 4.3,4).

La Biblia dice que “el que hace pecado es del diablo, porque el diablo peca desde el principio” (1 Juan 3,18); en la parábola del sembrador Jesús dice que “la cizaña son los hijos del malo” (Mateo 13.38), En este sentido, el diablo es hoy dia padre de familia numerosa. Quizá se deba a esto el que cuente incluso con la protección de los gobiernos.

Sin embargo el diablo fue vencido por Cristo en las tres grandes etapas de su vida —en su nacimiento, escapando a la matanza de Herodes; en su juventud, viviendo una vida de pureza total, y en su muerte, “despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz” (Colosenses 2.15).
De igual manera nosotros podemos vencer al diablo, si nos refugiamos en Cristo. Asi lo dice la Biblia en una amonestación: “Someteos, pues a Dios; resistid al diablo y huirá de vosotros” (Santiago 4.7).

Millones de jóvenes en todos los paises viven esclavizados del diablo, presos en sus garras de muerte. Los jóvenes de hoy viven espiritualmente muertos. Cristo, el Hijo de Dios, que es la vida, que sacó a la luz la inmortalidad por medio del Evangelio, no quiere muertos espirituales. Lo mismo que entonces, Cristo se pone hoy delante de toda esa juventud extraviada, sin conciencia de si misma, y le repite las palabras que dijo al muerto de Naín: “Joven, a ti te digo, levántate”.

Levántate, amigo joven, de tu vida arruinada. Levántate de esos escombros convencionales que están sepultándote lentamente en la muerte moral y espiritual. Levántate, arroja tu parálisis espiritual a otras latitudes y sigue tras los pasos de Cristo.

Cuando el apóstol Pablo, tras su experiencia en el camino de Damasco se encerró sin ver en las reducidas dimensiones de una habitación en penumbra, un enviado de Dios llamado Ananías se le acercó y le dijo palabras parecidas a las que el Señor dirigió al joven muerto de Naín: “¿Por qué te detienes? Levántate y bautízate y lava tus pecados, invocando su nombre” (Hechos 22.16).

Rafael H. Beriránd Santa Rosa de Copan. Honduras

CON PODER

 

Anuncios

Publicado el 27 agosto, 2014 en CON PODER, Rafael H. Beriránd. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: