EL KAMIKAZE

aeroplano

Kamikaze era una palabra que se utilizaba, durante la Segunda Guerra Mundial, para referirse al piloto de un avión japonés cargado de explosivos cuya misión era lanzarse sobre el blanco, preferiblemente un barco de guerra.  El impacto del choque suicida hacía estallar los explosivos con la certeza de dar directamente sobre el blanco.

Sakaa Kobayashi,  fue designado como piloto suicida y un día, en 1945, cuando ya se encontraba en la cabina  de mando de su avión, en Tokio,  esperando la orden de despegue para emprender una misión de la que sabía que no había retorno. Los motores estaban ya calentados, cuando le dijeron desde la torre de control que Japón se había rendido.

“Me fui a casa abatido y desalentado” dije Kobayashi. “Mi casa había sido incendiada por las bombas, mi madre y abuela habían muerto. No había trabajo ni comida”.

Tiempo después, Kobayashi encontró trabajo en una refinería de petróleo donde conoció  a una joven cristiana que le enseñó el Nuevo Testamento que leía. La muchacha logró convencer a Kobayashi para que fuera a la iglesia con ella. Él accedió por simple curiosidad.

El sermón que escuchó trataba de la necesidad de amar a los enemigos por lo que su interés aumentó. Fue a la iglesia nuevamente y, milagrosamente, fue salvo.

“Descubrí el júbilo y alegría que sólo Cristo puede llevar a la vida,  y que Él, que hizo kamikaze por nosotros, nos manda  a amar a nuestros enemigos”.

Dios amó tanto al mundo que mandó a su único Hijo para que diera su vida por cada uno de nosotros, para salvarnos. Dejó su trono para dar su vida y salvarnos de una muerte inminente.

“Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto. Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar; mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable;  por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos. Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos; que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo”. Hebreos 7: 22- 27 (NTV)

Cuando Jesús iba a morir en la cruz, pensaba en ti, en mí, en que su sacrificio nos salvaría de una muerte eterna. Él no escatimó recursos para mostrarnos su amor y misericordia, al punto de dar su vida misma.

Si en algún momento crees que no vales nada, que eres un caso perdido o que no hay perdón para lo que hiciste, recuerda que vales tanto que Jesús hizo el papel de kamikaze y dio su misma vida por ti.

Ana María Frege Issa

Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Anuncios

Publicado el 10 septiembre, 2014 en Ana María Frege Issa, CVC La Voz y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: