AL GUARDAR LA PALABRA DE DIOS EN TU CORAZÓN…

El buen PastorEs necesario que la Palabra de Dios quede arraigada en lo más profundo de tu ser…  Ahí donde la lógica y las emociones no pueden llegar…   Ahí donde las convicciones se arraigan como enormes raíces imposibles de arrancar…   Ahí donde tu vida es impulsada a dar un giro radical y evidente…

A medida que dedicas tiempo en la reflexión bíblica, entonces su contenido se arraiga en tu corazón y su acción comienza a operar cambios profundos y radicales  en todas las áreas de tu vida.

 Veamos esos cambios…

AL GUARDAR LA PALABRA DE DIOS EN TU CORAZÓN…

 Tendrás el deseo espontáneo de buscar aún más al Señor en todos los momentos de tu vida.  Eso te llevará a invertir más tiempo a la oración. Sentirás la necesidad de hacerlo.

 Tendrás el deseo espontáneo e intenso de aprender aún más del Señor. Lo que te llevará meditar intensamente  en lo que él te ha enseñado.

 Tendrás el deseo espontáneo de enseñarla y reflejarla en el entorno donde Dios te ha colocado.  Lo que te llevará a ponerte bajo sus órdenes incondicionales.

 Tendrás el deseo espontáneo de renunciar a toda vida pecaminosa. Lo que te llevará a practicar una vida limpia y pura y a desechar todo estorbo que la manche.

 No habrá prioridad material que se anteponga a su enseñanza. Lo que te llevará a considerar las riquezas y las cosas materiales como algo insignificante.

 Aun muy por encima de tu inexperiencia serás capaz de avanzar en medio de todos los desafíos que se te presenten. Lo que te llevará a experimentar el poder sobrenatural de su Espíritu obrando sobre todas tus limitaciones diversas.

 No habrá obstáculo que te cierre el paso para vivir de acuerdo a los propósitos de Dios. Lo que te llevará a experimentar su soberanía en medio de todos tus acontecimientos. Verás “abrirse puertas” de manera oportuna.

 Experimentarás un gozo sobrenatural que superará cualquier circunstancia adversa que enfrentes cada día. Lo que te llevará a enfrentar “lo que sea” porque sabrás que todo va encaminado para tu bien.

———————————-.

Que el Señor “abra” nuestros ojos para que admiremos el contenido eficaz y transformador de sus palabras.

 “Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley”.

Salmo 119:118

José Alfredo Liévano

Blog. http://alfredolievano.blogspot.com

Twitter.  @JAlfredoLievano

Anuncios

Publicado el 25 octubre, 2014 en alfredolievano.blogspot, José Alfredo Liévano, Yo soy el Buen Pastor y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: