PARA ELLO ESTÁS ACÁ…

HAS VENIDO PARA ESTOS TIEMPOS…

 

Es necesario no perder la noción de nuestra misión sobre la tierra:

Presentar a Jesucristo como el único Señor y Salvador de la humanidad, y llamar al arrepentimiento.

Es lógico que humanamente hablando se trata de una tarea difícil, pues a la mayoría de personas con las que nos relacionamos no les interesa; sin embargo, no es excusa para “cruzarnos de brazos”.
Cuando eres consciente de lo que has venido a hacer a la tierra, te pones espontáneamente bajo las órdenes incondicionales de Dios para cumplir con la misión que él diseñó para ti desde antes de la creación del mundo.

Cuando eres consciente de lo que has venido a hacer a la tierra, entiendes que en todo momento has de aprovechar los recursos y circunstancias para hacerlo. Entiendes que la razón de tu existencia sí tiene propósito, y que todo cuanto haces para Dios no será en vano.

Cuando eres consciente de lo que has venido a hacer a la tierra, entiendes que nunca es tarde para poner manos a la obra. Nunca es tarde para emprender la marcha a pesar de no contar con capacidades, méritos o recursos adecuados.

Cuando eres consciente de lo que has venido a hacer a la tierra, entiendes que es Dios quien se encarga de hacer lo que no puedes hacer o de proveerte todo cuanto necesitarás en tu labor.

Cuando eres consciente de lo que has venido a hacer a la tierra, entiendes sobre lo importante que es reflexionar en la Palabra de Dios en un clima de oración para que transmitas fielmente el mensaje específico que él te muestra.

Cuando eres consciente de lo que has venido a hacer a la tierra, entiendes que no debes callar. Que es necesario alumbrar la oscuridad que te rodea con la LUZ de Cristo; entiendes que no debes ocultarla.
————————-.

No calles ante lo que Dios te ha hecho entender en su Palabra. Es necesario que todos lo sepan. Estamos viviendo en un ambiente mundial amenazador y peligroso como consecuencia de la maldad en todas sus facetas.
Precisamente has venido para estos tiempos, y no debes desperdiciarlos. Te aseguro que no será en vano…

“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.”
1 Corintios 15:58

—————————-
José Alfredo Liévano
Blog. http://alfredolievano.blogspot.com
Twitter. @JAlfredoLievano

Anuncios

Publicado el 30 abril, 2015 en alfredolievano.blogspot, José Alfredo Liévano y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: