HAS APRENDIDO…

NO CONOCERÁS LA FRUSTRACIÓN…

salmo 103 1-5 maxresdefault

Dios está sanando tu alma para que reflejes con espontaneidad la LUZ de Cristo y a la vez está enderezando la ruta que tomaron las consecuencias de tus errores pasados.
Es un hecho, que su Espíritu está transformando tu mente, emociones y deseos. Lo puedes sentir ahora…

No te desesperes si el proceso se hace lento y parece no avanzar. La obra sanadora, revitalizadora y sanadora de Dios es una realidad en tu vida.

Alaba a Dios por este proceso de sanidad interior que está operando en tu vida.
Alaba a Dios porque no te echarás a perder aunque así lo sientas o todos te lo hagan a creer.

“Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias; El que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias; el que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila.”
Salmo 103:1-5

AUN ESTAS EN EL PROCESO…

Estás bajo un proceso formativo en el que Dios está perfeccionando todas las áreas de tu vida mediante diversas circunstancias que te confrontan con tu pecado, debilidad e incapacidad. Se trata de un proceso lento, parecido al de la germinación de una semilla, pero con la plena seguridad que con el tiempo se convertirá en un frondoso y sano árbol.
Al respecto el apóstol Pablo escribe:

“Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”
Filipenses 1:6

Desde el momento que le entregaste tu vida al Señor, él comenzó a llevar a cabo este proceso formativo. Un proceso hacia la perfección.
Has aprendido muchas cosas, pero aun te falta mucho más. Tú lo has constatado por medio de los hechos recientes con los que te has confrontado. Aun tienes muchas dificultades que superar, pero todo esto es parte del proceso.

Una de las dificultades con las que te has confrontado es la superficialidad y la falsa apariencia de tu vida cristiana. Es algo que incluso, no puedes soportar. Te incomoda al extremo por lo incoherencia que ves entre tus hechos y tus palabras. Amas tu vida cristiana, pero no la vives. ¡Qué mal te sientes por eso!, sientes que agonizas espiritualmente; sin embargo aunque no lo creas, es parte del proceso en el que Dios permite que te confrontes contigo mismo.

Has aprendido que no existe ningún método humano que te ayude a salir este estado de “hipocresía” permanente.

Has aprendido que la única “puerta de entrada” para recibir esta transformación es cuando crees en la obra perfecta que Jesucristo hizo en la cruz a tu favor.

Has aprendido que únicamente por medio del Espíritu Santo se puede operar ese cambio que tanto anhelas.

Has aprendido el valor infinito que tiene la oración al reconocer tu absoluta dependencia de Dios.

Has aprendido que solo el poder sobrenatural de Dios es capaz de sanar, revitalizar y transformar tu interior.

Has aprendido que aun estás en el proceso…
Has aprendido que no conocerás la frustración…

BLOG
http://alfredolievano.blogspot.com

TWITTER.
@JAlfredoLievano

Publicado el 28 mayo, 2015 en alfredolievano.blogspot, José Alfredo Liévano y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: