PAÑO NUEVO PARA UN VESTIDO VIEJO

...NADIE CORTA…

oremosjuntos.com

 

MATEO 9

16 Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura. 

Mateo 9:16; Marcos 2:21; Lucas 5:36

Jesucristo nos muestra que no debemos tratar de remendar nuestro viejo hombre, nuestra vieja vida, carnal, mundana, con nuestra nueva vida espiritual, porque definitivamente no es como funciona. No estamos aprendiendo una nueva habilidad, como podría ser manejar. Podemos aprender a manejar e integrarlo a nuestra vida sin problema alguno.

Lo que no podemos hacer es recibir a Cristo como nuestro Salvador y Señor, creyendo que sufrió y murió por nuestros pecados y luego de esto, salir a continuar nuestra vida como siempre, tal vez hasta con costumbres licenciosas. ¿Qué sucede? ¿Qué estamos haciendo? ¿es que pensamos que nuestra relación con Jesucristo se limita al domingo, o a las horas que pasamos en la iglesia, y que luego puedo continuar siendo el mismo? Esta es la actitud que nos puede llevar engañados a la condenación.

porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. Mateo 26:28; Marcos 14:24; Lucas 22:20

Con una actitud como esta estamos despreciando el plan de salvación que diseñó el Padre, el nuevo pacto, estamos despreciando  el sacrificio del Hijo de Dios, estamos intentando remendar el vestido viejo con el paño nuevo, no! Hemos nacido de nuevo. Comencemos a elaborar un vestido nuevo con ese paño nuevo, desechando todo lo viejo (creencias, supersticiones, costumbres ligeras o licenciosas, destemplanza, desamor, etc., todo aquello que va en contra de nuestro nuevo paño) está fácil encontrar de que hablamos, Jesucristo nos dejo una lista profusa de las actitudes que debemos y no debemos tener, en su palabra.

Lo que sí no está fácil es hacerlo, es verdad, pero debemos intentarlo. Ojo, es una actitud que nace en nuestro corazón (espíritu), el evitar el pecado no puede ser como si nos hiciéramos el propósito de aprender otro idioma, y que hecho este propósito nos obligásemos a estudiarlo, a practicarlo, no!

No es fácil porque vivimos en la carne, es inevitable que esto nos estorbe. Al nacer de nuevo, en el espíritu, comenzamos una nueva vida con intereses diferentes a los que hasta ahora teníamos, con actitudes diferentes, pero seguimos en la carne, en el mundo. Jesús lo sabía, por ello Su oración: 15 No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal.  (Juan 17:15).

(Esto ya lo he mencionado en otras ocasiones, vivir en el espíritu es nuestra meta y debemos estar atentos porque inclusive cuando creemos estar haciendo el bien, puede que estemos haciéndolo desde la carne. Carne y Espíritu)

Vamos a pecar, sí, pero vamos a sentir arrepentimiento por ello, dolor, angustia, desazón, sobre todo porque conocemos 1) que fue causa del dolor de Jesús y 2) porque es causa de nuestra separación de Dios. En este instante debemos recordar, que Dios nos está esperando, que Jesús ya purgó todos nuestros pecados, que debemos buscarle ya. (ver Es devastador no correr hacia Cristo)

No demos marcha atrás, hay que seguir adelante, buscando nuestra santidad, por difícil que parezca.

 

Publicado el 7 junio, 2015 en Predicad y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: