LAS DIEZ VÍRGENES

“Dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lámparas se apagan.”

mt 25.1a13 lampara-aceitejpg-2_900

 

MATEO 25

1 Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al novioY cinco de ellas eran insensatas, y cinco prudentesPorque las insensatas, al tomar sus lámparas, no tomaron aceite consigo, pero las prudentes tomaron aceite en frascos junto con sus lámparas. Al tardarse el novio, a todas les dio sueño y se durmieron. Pero a medianoche se oyó un clamor: “¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo.” Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: “Dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lámparas se apagan.” Pero las prudentes respondieron, diciendo: “No, no sea que no haya suficiente para nosotras y para vosotras; id más bien a los que venden y comprad para vosotras.” 10 Y mientras ellas iban a comprar, vino el novio, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: “Señor, señor, ábrenos.” 12 Pero respondiendo él, dijo: “En verdad os digo que no os conozco.” 13 Velad, pues, porque no sabéis ni el día ni la hora.

Es conocido este pasaje y su interpretación, cuantos millones de millones de veces habrá sido repetido desde que lo dijo Jesús en esa ocasión, y aún así, vamos a ser tomados en descuido, porque somos así, pensamos que tenemos tiempo y no es la verdad, no sabemos cuando acaba, no sólo nuestra vida, que no tenemos la menor idea de cuando termina, y luego es tarde, sino que también, la llegada de Nuestro Señor. ¿Nos encontrará haciendo nuestra labor?, ¿dando de comer a sus siervos?¿poniendo a producir los talentos que nos dejó?¿sembrando? etc.?

Gloria a Dios, porque es difícil mantenerse centrado en este mundo, lo he repetido muchas veces y lo seguiré haciendo, no sólo para ustedes, sino que también para mí mismo, es tan fácil creer que estamos actuando bien y lo estamos haciendo desde la carne. Es tan fácil “creer” que estamos en lo correcto (hay tiempo, vamos bien, podemos detenernos un instante, etc.), no creas en tus valoraciones, sólo  en las valoraciones y órdenes que proceden del Espíritu, no tomes tu lámpara y ya, ora, espera instrucciones del Espíritu y seguramente saldrás con todo lo que necesitas, y no te verás obligado(a) a regresar por aceite, un abrigo, etc.

Predicad

 

Publicado el 11 octubre, 2015 en Predicad y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: