LÁMPARA DESECHABLE, CON LUZ ETERNA

No vives para ti…     ¡Vives para Dios!

 Dios te ha diseñado y creado para propósitos eternos, no temporales; por eso es necesario que aproveches hasta la más pequeña fracción de tiempo en vivir para Dios, tu Padre.

“Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos”

Romanos 14:7-8

 Necesitas identificarte en la tierra como ciudadano (a) del Reino de los Cielos. Tu ciudadanía no es “de aquí”, tu ciudadanía es celestial.

No vives para ti…     ¡Vives para Dios!

 Dios te ha diseñado y creado para propósitos eternos, no temporales; por eso es necesario que aproveches hasta la más pequeña fracción de tiempo en vivir para Dios, tu Padre.

“Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos”

Romanos 14:7-8

 Necesitas identificarte en la tierra como ciudadano (a) del Reino de los Cielos. Tu ciudadanía no es “de aquí”, tu ciudadanía es celestial.

“Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo”

Filipenses 3:20

Eres una lámpara desechable con LUZ eterna. Dios te creó para alumbrar y te ha puesto en ese lugar específico donde estás ahora con ese propósito. No vives para ti, vives para él, para esa finalidad.

“Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo:  Te he puesto para luz de las gentes,
A fin de que seas para salvación hasta lo último de la tierra”

Hechos 13:47

Que la LUZ que proyectes sea motivo suficiente para que las personas que te rodean sientan la necesidad de buscar a Dios y entregarse a él incondicionalmente.

“Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”

Mateo 5:16

Vives en un mundo que no es el definitivo; sino que hay un Reino eterno y estable que permanece más allá de las fronteras del universo, en donde el tiempo no existe, ni la luz jamás se apaga. En donde permanece el Trono del Dios Todopoderoso y Soberano.

“La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera”

Apocalipsis 21:23

Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes. No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos”

Apocalipsis 22:3-5

Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos”

2 Corintios 5:1

——————–

Recuerda:

Eres una lámpara desechable con luz eterna.

BLOG

http://alfredolievano.blogspot.com

TWITTER.

@JAlfredoLievano

Publicado el 9 julio, 2016 en A sitios aliados, alfredolievano.blogspot, Autores y colaboradores, José Alfredo Liévano y etiquetado en , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: