Archivo de la categoría: Brisna Bustamante

CONFIESA TU PECADO

CVC La VozCuando uno peca, es imposible seguir viviendo como si nada hubiera pasado. Lo primero que uno pierde es la comunión que tenía con Dios, después ya no tiene ganas de orar, de leer la biblia, de ayunar ni de ir a la iglesia. Por más que quiera olvidar lo que hizo, no puede. El sentimiento de culpabilidad lo persigue de noche y de día, hasta que decide confesárselo a Dios. Eso fue lo que ocurrió con David, quien después de haber cometido adulterio con Betsabé, la esposa de Urías, uno de los soldados de su ejército, tramó la muerte del militar al enterarse que ella estaba embarazada. Lee el resto de esta entrada

NO FUE UN SUEÑO

CVC La Voz

Por ese tiempo, el rey Herodes Agripa comenzó a perseguir a algunos creyentes de la iglesia e incluso mandó a matar a espada al apóstol Santiago. Cuando vio cuánto esto le agradó al pueblo judío, también arrestó a Pedro. Después lo metió en la cárcel y lo puso bajo la vigilancia de cuatro escuadrones de cuatro soldados cada uno. Herodes tenía pensado llevar a Pedro a juicio público después de la Pascua. Pero, mientras permanecía en la cárcel, la iglesia oraba fervientemente por él. Lee el resto de esta entrada

¿HABRÁ ALGO IMPOSIBLE PARA DIOS?

CVC

Ezequías, hijo de Acaz, comenzó a gobernar Judá durante el tercer año del reinado de Oseas en Israel. Tenía veinticinco años cuando subió al trono y reinó en Jerusalén veintinueve años. Hizo lo que era agradable a los ojos de Dios, igual que su antepasado David. Quitó los santuarios paganos, destrozó las columnas sagradas y derribó los postes dedicados a la diosa Asera. Destruyó la serpiente de bronce que Moisés había hecho, porque la gente de Israel seguía ofreciéndole sacrificios. Lee el resto de esta entrada

TODO TIENE SU TIEMPO

La naturaleza humana es apurada e inmediatista, quiere todo hoy, aquí y ahora; tal vez por causa de la fugacidad y la fragilidad de la propia vida o por la ansiedad atada al deseo de la realización inmediata. La realidad es que no tenemos paciencia para esperar.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: