Archivo del sitio

El gran amor de una madre

 rosasrojas

“Entonces la mujer de quien era el hijo vivo, habló al rey (porque sus entrañas se le conmovieron por su hijo), y dijo: ¡Ah, señor mío! dad a ésta el niño vivo, y no lo matéis. Mas la otra dijo: Ni a mí ni a ti; partidlo”1 Reyes 3:26

Era un episodio tenso que pondría a prueba la sabiduría de Salomón Lee el resto de esta entrada

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: