Archivo del sitio

ESTOY SUFRIENDO ¿POR QUÉ A MÍ? ¿POR QUÉ AHORA?

por Charles Leiter – YouTube Canal I’ll Be Honest (en español)

christmycovenant.com

Cuando una prueba viene a tu vida, ¿estás preguntando “Dios, por qué”, o estás confiando en el Señor, que no importa cuán grande sea la tormenta, Él está en el trono? (más…)

Anuncios

TESTIMONIO VIVENCIAL DE JOHN PIPER

por John Piper – YouTube – Canal Lucas Ceballos Zúñiga

pastor John Piper

En este testimonio, vemos claramente que cuando la Palabra, la sana doctrina, está en el púlpito, Dios produce los frutos conforme a su soberana voluntad en la la iglesia, y la vida de muchos es totalmente cambiada, de tal forma que las personas puedan tener una real, íntima y profunda comunión con Dios, al saber que somos indignos pecadores y que Él, en su gran misericordia, ha tenido piedad de nosotros, siendo esta la causa de una eterna gratitud. (más…)

TRAYENDO LA PRESENCIA DE DIOS A NUESTRA VIDA Y FAMILIA

ministros.org

 

Lectura Bíblica: Levítico 6:13: 1 Reyes 18:30, 31; 2 Samuel 6:1-23;  Josué 24:15; Juan 4:23, 24

Introducción:

Si deseamos que nuestra vida personal, espiritual y familiar experimente un reverdecer porque probablemente está atravesando por el peor momento, es tiempo de volver la mirada a Dios. Las Escrituras enseñan que reconocer nuestros errores y permitir que el Señor obre, constituyen los pasos iniciales para que nuestra existencia cambie y comience el proceso a elevarse a nuevos niveles. No es una decisión que nuestro Padre celestial toma por nosotros; somos ustedes y yo quien optamos por abrirle las puertas de nuestra vida y familia. Lee el resto de esta entrada

¡CUIDADO CON SU TESTIMONIO!

imagenes-ajedrez4 (1)

La partida de ajedrez estaba en un punto muerto, en esa fase en la que cada jugador se siente por igual, ganador y perdedor. Ocho de la noche. Un buen número de curiosos alrededor…

“Si mueve el alfil, tal vez…”, murmuró quedamente un espectador, en un verdadero susurro que por la tensión del momento, lo escucharon todos. Uno de los jugadores le miró, entre inquisitivo y expectante. Luego fijó de nuevo su atención en el tablero. “Moviste una ficha, aprovechando mi descuido”, increpó al rival de ocasión. “No, no lo hice…”, “Si, lo hiciste, eres un tramposo” recriminó. Un empujón…, las fichas de ajedrez se desparramaron…Lo demás fue una gresca.

“Allí estaba, en el suelo, junto con mi Biblia Lee el resto de esta entrada

CUANDO SOMOS UN MILAGRO

refle-gas29d-300x169Conducía de vuelta a casa alrededor de las cinco, tras de una reunión, atascado en el tráfico del Bulevar Colorado, cuando el auto comenzó a fallar y se apagó a duras penas pude empujarlo, maldiciendo, a una estación de gasolina, contento solamente de no estar obstruyendo el tráfico y que tendría un lugar más tranquilo para esperar la grúa.  Antes de que pudiera hacer la llamada, vi a una mujer saliendo de la tienda de conveniencia que pareció resbalarse sobre el hielo y cayó sobre un dispensador de combustible, por lo que me levanté y fui a ver cómo estaba.

Cuando llegué donde estaba, parecía más bien Lee el resto de esta entrada

SI PIENSA QUE ESTÁ PREDICANDO EN EL DESIERTO

desierto www.verema.com

A Elpidio Córdoba lo vi por primera vez caminando bajo el inclemente sol del atardecer, en Vijes, el pintoresco y humilde pueblecito donde nací. Su hijo adolescente caminaba junto a él llevando sobre sus hombros un viejo parlante. Predicaba a todo pulmón sobre el poder transformador de Jesucristo. Lo seguí con la mirada hasta que se perdió en el horizonte de la calle polvorienta. Sudaba a raudales, pero proseguía:”Jesucristo es el camino, la verdad y la vida…”

No fue la única vez, por el contrario, lo hizo muchas veces: predicaba casi a diario. Las gentes lo miraban pasar, asomándose entre curiosos y sarcásticos por las rendijas de las ventanas. En un pueblo decididamente tradicionalista como aquel, no era extraño que se burlaran del predicador. Lo criticaban y alguien incluso le arrojó agua. “Vete de aquí, evangélico” le gritaban los niños que corrían detrás arrojándoles piedras. Sin embargo, Elpidio no se dejó amilanar por el desánimo o las adversas circunstancias.

En la vivienda que alquiló, instaló varias sillas que pretendían ser el templo. Por largo tiempo sus mensajes los escucharon únicamente su esposa e hijos. Los escaños permanecían vacíos. Sobra decir que este pastor pasó muchas penurias económicas hasta que perdió la cuenta de las ocasiones en que se acostó con un café y un pan por alimento. Actualmente reside en otra ciudad pero la iglesita que fundó es hoy una próspera congregación y el número de convertidos a Cristo crece. Los desvelos, lágrimas y enseñanzas del reverendo Elpidio están germinando.

PUEDE SER SU CASO…

Históricamente Dios ha utilizado la vida de hombres y mujeres que en su momento pareciera que predicaban en el desierto. La Biblia nos ofrece el ejemplo del profeta Elías quien entró en una profunda depresión porque “…los hijos de Israel han dejado tu pacto (el de Dios con su pueblo), han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas, y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida”(1Reyes 19:14). El profeta Isaías se quedó “Porque este pueblo es rebelde, hijos mentirosos, hijos que no quieren oír la ley de Jehová; que dice a los videntes: No veáis; y a los profetas: No nos profeticéis lo recto, decidnos cosas halagüeñas, profetizar mentiras”(Isaías 30:9,10). Jonás también expresó su desaliento por creer que predicaba en un desierto, huyendo de la misión que Dios le encomendó.

Quizá usted haya volcado sus esfuerzos a predicar el evangelio y le acompaña la extraña sensación de que no hay resultados. Ese sentimiento generalmente está asociado con el desaliento y hay quienes caen presa de la depresión. Se preguntan:”¿De qué ha servido todo este tiempo sirviendo al Señor?”.

1. NO SE DESESPERE, LA COSECHA LLEGARA

El apóstol Pablo escribió bajo la gloriosa inspiración del Espíritu Santo:”El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero” (2 Timoteo 2:6). En otras palabras, sembrar es perseverar velando porque cada semilla se siembre con pasión y fe. Leí sobre un predicador que viajaba en las embarcaciones del río Clyde, en Escocia, repartiendo propaganda evangélica y Nuevos Testamentos. Lo hacía sin desmayar en su propósito porque él mismo había conocido a Jesucristo cuando alguien le regaló un tratado evangelístico una fría noche cuando pasaba junto a un templo. El distribuía material por todas partes pues tenía la firme convicción que Dios trataría con la vida de sinnúmero de personas que recibieran aquellos folletos.

2. EL CRECIMIENTO ES DE DIOS

La vecina de la esquina asiste a una iglesia evangélica. Es divertida y servicial. Cuando llega gozosa del culto, enfila todo el arsenal sobre su hijo inconverso:”Si sigues así te condenarás. Cambia, deja ya esa vida desordenada”. Siempre lo mismo y piensa, de un lado, que está predicando en un desierto, y de otro, que Dios no escucha las oraciones para que su muchacho acepte a Jesucristo. Ella al igual que nosotros cae en el error de creer que las almas se convertirán al Señor por nuestros esfuerzos. Predique, ore y espere en Dios. No podemos olvida que como escribiera el apóstol Pablo: “Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios”(2 Corintios 3:6). Es Dios, y nadie mas que El quien hace la obra.

3. EN EL TIEMPO DE DIOS SE VERAN LOS RESULTADOS

el_desierto735997 eldesvandelpoeta.ning.com

Aunque No vemos los frutos de manera inmediata, en el tiempo de Dios podremos apreciar la cosecha. Decenas de líderes y pastores hacen ingentes esfuerzos con publicidad a través de la radio o la televisión buscando nuevos visitantes para sus congregaciones, y cada vez tropiezan con nuevos fracasos. ¿La razón? El Señor tiene su propio horario, que defiere del nuestro. Por algo anota Dios:”…así será mi palabra que sale de mi boca, no volverá a mi vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié”(Isaías 55:10, 11).

Posiblemente no ha visto grandes frutos de su labor cuando predica, a pesar de que lo hace con verdadera pasión por ganar almas. Pero no se de por vencido, en el calendario del Todopoderoso, en el tiempo señalado, los resultados saltarán a la vista.

Escuché de alguien en los Estados Unidos a quien le dicen el “Reverendo botellas”. El tiene un estilo muy particular de predicar. Recoge botellas de wiskie vacía, introduce en ellas una carta invitando para que el lector acepte a Jesucristo en su corazón, y finalmente las arroja al mar…Y ¡Sorpréndase! Desde todos los rincones del mundo han llegado cartas de hombres y mujeres que aceptaron a Jesús por ese medio que pareciera insólito. ¿Comprende ahora que usted no está predicando en el desierto…?

Fernando Alexis Jiménez
Pastor y evangelista
E-mail: fjimenez@elvalle.com.co

Y tú, ¿qué harías? piensa bien tu respuesta

Carta del pastor evangélico Youcef Nadarkhani dirigida a su congregación

A pesar de sufrir en carne propia la dureza de la persecución, el pastor evangélico Youcef Nadarkhani escribió una carta dirigida a los hermanos de su congregación donde les insta ha permanecer fieles a Cristo, soportar las pruebas, seguir las enseñanzas de Jesucristo fieles a la Palabra de Dios.La carta fue difundida hace algunos días, justo cuando Youcef Nadarkhani a dicho por tercera vez, ante el tribunal que lo juzga por el delito de apotasía, que NO dejará su fe en Cristo por el Islam. Lee el resto de esta entrada

DAR TESTIMONIO

Testimonio es dar fe de aquello que conocemos


¿Qué es testimonio?


La palabra testimonio significa para la R.A.E. (Real Academia de la Lengua Española)

1. m. Atestación o aseveración de algo.
2. m. Instrumento autorizado por escribano o notario, en que se da fe de un hecho, se traslada total o parcialmente un documento o se le resume por vía de relación.
3. m. Prueba, justificación y comprobación de la certeza o verdad de algo.
4. m. Impostura y falsa atribución de una culpa.
5. m. Ecd. Cada uno de los textos manuscritos o impresos que constituyen la tradición textual de una obra.
6. m. ant. testigo.
y falso testimonio.
1. m. Falsa atribución de una culpa.
2. m. Der. Delito que comete un perito, un testigo o un intérprete que falta a la verdad en una causa judicial.

Pero para nosotros, Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: